Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Justicia perversa

Una vez más la justicia deportiva ha sido bizca en vez de ciega y si me apuran hasta perversa, atropellando sin contemplaciones a un jugador que se caracteriza por su limpieza y buen hacer en el terreno de juego.El Comité de Competición se ha saltado a la torera el acta arbitral, el posterior informe del señor Gracia Redondo, el dictamen médico del doctor Guillén y las imágenes que demuestran fehacientemente un lance desgraciado pero fortuito sin marchamo alguno de violencia con un tobillo torcido antes del impacto del jugador Michel.

El Comité de Competición ha engañado al Real Club Celta cuando entró de oficio en el asunto. Habló de trámite y aseguró que el informe médico sería decisivo. Nada más lejos de la verdad, aquí. han jugado otros factores ajenos a la equidad y la justicia. Invocar alarma social instala un principio de desigualdad manifiesta cuando sabemos que una lesión de un jugador de equipo grande convulsiona los medios nacionales mientras que si el Real Club Celta pierde a Bruno Caires o el Mérida a Marcos no repercute nada más que a nivel local y se despacha con dos líneas en los telediarios.

El comité ha valorado tres aspectos en su sanción: la insistente presión realizada por algunos medios sacando a Juninho un día sí y otro también en actitud lastimera, las declaraciones hostiles del jugador hacia su compañero Michel y, lo que es más grave, las presiones de la confederación brasileña y del propio capo de la FIFA.

El principio de imparcialidad que debía guiar sus pasos, ha sido mediatizado desde fuera, con lo cual la aplicación taxativa de la ley es sustituida por un linchamiento moral previo al que con la sentencia dan carta de naturaleza.

Me queda una gran duda que el tiempo aclarará: ¿entrará de oficio el Comité de Competición a partir de ahora ante cualquier lance que conlleve lesión o sólo si la prensa lo resalta?

¿El que los medios trascendentalicen una jugada será considerado como agravante en las futuras resoluciones de los comités?

Y por último, ¿se dan estos señores cuenta del peligroso sendero que han abierto o es que saben que este tipo de normas y sanciones sólo serán para equipos como el Celta? O será quizá que quieren que los equipos nos empecemos a tirar los trastos a la cabeza, y a río revuelto... ya saben, siempre pescan los mismos. Francisco Hernández Vallejo es vicepresidente del Celta de Vigo.

El Atlético de Madrid, por medio de su director general, Miguel Ángel Gil, declinó la invitación de este periódico para escribir un artículo de opinión sobre el caso Michel Salgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998