Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanción a Michel Salgado por lesionar a Juninho provoca una manifestación en Vigo

El caso Michel Salgado ha llegado a la calle. Casi un millar de personas se manifestaron ayer en Vigo en señal de protesta porque el Comité de Competición sancionó al jugador del Celta Michel Salgado con cuatro partidos y 500.000 pesetas de multa. El Celta entiende que se ha producido una grave discriminación: no es lo mismo lesionar a Juninho, internacional con Brasil, que a un modesto jugador del Mérida. El Comité reconoció que entró de oficio por la "alarma social" y la "repercusión" de la lesión. El Celta anuncia otra manifestación en Vigo para hoy.

Michel Salgado, jugador del Celta, se limitó a decir que "espereba esta sanción a la vista de lo que se estaba diciendo". El Comité de Competición considera el castigo consecuencia de la lesión que produjo a Juninho (fractura de peroné), jugador del Atlético de Madrid, en el partido de Liga que disputaron los dos equipos en Vigo (1-1).El Comité de Competición, en su acuerdo, destaca que la sanción procedente sería la de ocho partidos de suspensión y que si se la rebaja es debido a que Michel solicitó públicamente disculpas, actitud que se considera como una atenunate. "El jugador", señala la resolución, "ha admitido que debería ser expulsado y ha mantenido una conducta de interés por la evolución sanitaria del lesionado". El árbitro del partido, Gracia Redondo, en principio, no señaló falta, aunque rectificó tras consultar con un juez, de línea y no hizo constar en el acta el incidente. Luego, en el informe médico, se destaca que, en el momento de la entrada, el tobillo de Juninho está en rotación.

Pero el punto de conflicto es el hecho de que el Comité entrara de oficio, un hecho que sólo ha sucedido dos veces a lo largo de esta temporada, así como que estimara la sanción porque ha habido una lesión. La cuestión es que, a igualdad de sucesos, no se aplica la misma sanción. "Entramos de oficio en este asunto", explicó ayer Argimiro Vázquez Guillén, uno de los tres representantes que forman el Comité de Competición, "porque se presentó un poco de alarma social, la que se armó en la prensa nacional, e incluso internacional, al informar de esta lesión [Juninho ha formado parte de la selección de Brasil en sus últimos partidos y se le daba como fijo en el equipo de su país en el Mundial de Francia 98]". Lorenzo Pérez, el presidente del Comité, también insistió en este aspecto y reincidió en que "los medios informativos son los que han destacado el incidente".

El presidente del Comité rechazó que hayan abierto una brecha para tratar de oficio cuantas lesiones se produzcan a partir de ahora en cualquier partido oficial. "Son rarísimas las lesiones que se producen por entradas intencionadas", se justificó Lorenzo Pérez y, en este sentido, explicó que la lesión de Marcos, jugador del Mérida, tras una entrada de Alfonso, del Betis, hace un par de jornadas, se produjo en una jugada normal.

En el caso de Michel, el presidente del Comité, argumentó que su entrada tampoco fue intencionada, pues si así hubiera sido el castigo habría más elevado. La acción del jugador del Celta, según la interpretación de Lorenzo Pérez, es "dolo eventual": "con su entrada se expone a lesionar a un contrario".

El Celta, por su parte, incide en los agravios comparativos que considera se ha cometido con el club gallego. Menciona dos casos de la pasada temporada, los de Peternac, del Valladolid, que estuvo cuatro meses de baja tras una entrada del jugador del Madrid Roberto Carlos, y la Miguel Ángel Valerón, del Las Palmas, que todavía se recupera de una lesión después de una entrada del jugador del Barcelona Ferrer en las semifinales de Copa de la pasada temporada. En ambos casos no hubo sanción para Roberto Carlos ni tampoco para Ferrer.

Como en el verano del 95, la afición del Celta se echó a la calle. Entonces fue para evitar el descenso administrativo del equipo a Segunda División B y ayer para defender a un jugador que es el ojo derecho del celtismo. Un millar de enojados seguidores se concentraron ante el estadio de Balaídos en demanda de "justicia" para Michel Salgado. La afición respondió a la llamada de la Federación de Peñas, que ha convocado para hoy un nuevo acto de protesta. La concentración se prolongó durante 45 minutos en medio de la irritación de los aficionados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998

Más información

  • El Comité de Competición castiga al jugador con cuatro partidos