EL 'CASO TOMEY'

La FEMP contrató una empresa de la familia Tomey cuando el senador era su vicepresidente

La correduría de seguros Proases, SA, cuyo principal accionista es el hermano de Francisco Tomey Gómez, senador del PP y vicepresidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), tiene adjudicada la administración, gestión y desarrollo del servicio de riesgos y seguros de la agrupación de ayuntamientos. El contrato entre Proases, SA, y la FEMP se firmó el 29 de diciembre de 1989, cuando Tomey era vicepresidente de la FEMP, y se ha mantenido bajo los Gobiernos del PSOE y el PP hasta ahora. Tomey, que preside la Diputación de Guadalajara, está imputado en un presunto delito continuado de falsedad en documento público para ocultar un déficit de 3.500 millones de pesetas en la Diputación.

Más información

La esposa de Francisco Tomey, María Teresa Senso Galán, y los hermanos del senador, María del Carmen y Pedro, eran accionistas de Proases, SA, cuando esta empresa obtuvo el concurso para gestionar los seguros de la FEMP. La esposa del senador mantenía un 14,2% de la sociedad, la hermana de Tomey un 7,1% y su hermano una participación superior. La FEMP es una asociación voluntaria de municipios y no se rige por la Ley de Contratos del Estado.Al menos siete diputaciones provinciales, entre ellas Guadalajara, y veintiséis ayuntamientos de toda España, gobernados por el PP y el PSOE, han contratado durante los ultimos tres años sus pólizas de riesgos y seguros a través de este servicio administrado y gestionado por la empresa de los familiares de Francisco Tomey, vocal de la Federación Española de Municipios y Provincias desde 1983 y vicepresidente segundo desde 1987. La facturación obtenida por Proases, SA, gracias a este concepto ha sido de decenas de millones de pesetas.

"Porque la tranquilidad no tiene precio". Éste es el lema que Proases, SA, ofrece a todas las corporaciones agrupadas en la FEMP, 6.000 ayuntamientos y más de 40 diputaciones, cabildos y consejos insulares bajo la presidencia de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia. El Servicio de Riesgos y Seguros de la FEMP, que desde 1989 gestiona Proases, SA, facilita información y asesora miento sobre seguros.

Según folletos de la FEMP, este servicio "selecciona y propone soluciones idóneas a los mejores costes posibles; simplifica y agiliza la gestión y administración, desde la contratación de la póliza de seguro hasta la liquidación de siniestros, y difunde eficazmente el ser vicio entre los asociados".

La compra de Proases

Como correduría de seguros, Proases, SA, no cobra cantidad alguna de la FEMP sino un corretaje por cada seguro que contrata con las corporaciones que deciden aceptar sus servicios. Esa es la principal diferencia entre una correduría, hay 1.900 en España, y una aseguradora.Proases, SA, fue adquirida en febrero de 1988 por Advice Consulting S A, una sociedad holding de la familia Tomey, constituida el 30 de enero de ese año y presidida por Pedro Tomey, hermano del senador. La correduría de seguros había sido fundada dos años antes. Tras la compra, Pedro Tomey fue nombrado administrador único. En junio de ese año se amplió el capital de Proases hasta 6,5 millones de pesetas y el 12 de enero de 1990 se llevó a cabo una nueva ampliación de otros 3,5 millones hasta llegar a los diez millones.

María Teresa Senso Galán, esposa del senador y vicepresidente de la FEMP, suscribió un millón de pesetas, desde las acciones número 8.001 a la 9.000, y María del Carmen Tomey, la misma cantidad, desde la 9.001 a la 10.000. Dos años y medio más tarde, en febrero de 1992, ambas vendieron sus acciones a su hermano Pedro, presidente de la sociedad, según ha asegurado este último a EL PAÍS. Esta venta no aparece en la nota del registro mercantil, donde no hay obligación de comunicar la venta de acciones. Pedro Tomey mantiene hoy más del 90% de las acciones de la compañía. El resto está en manos de ejecutivos.

¿Por qué concurrieron a este concurso de la FEMP sabiendo que su hermano ocupaba la vicepresidencia de este organismo? Pedro Tomey, actual presidente de Proases, SA, responde así: "Era mucho más fuerte la profesionalidad y el proyecto que presentamos que esa incidencia familiar. Creo que eso era sólo una pura anécdota". ¿Influyó su hermano en la adjudicación? "En absoluto. Es más, la presidencia de la FEMP la ostentaba entonces el socialista Tomás Rodríguez Bolaños".

Pedro Tomey reconoce que su hermana María del Carmen y María Teresa Senso, esposa del senador del PP, vendieron sus acciones tres años más tarde "para evitar estos problemas" y destaca que bajo la presidencia de Francisco Vázquez, el sustituto de Rodríguez Bolaños al frente de la FEMP, se les renovó también el contrato. Según su versión, al concurso de 1989 concurrieron unas siete u ocho empresas. "Nos lo dieron tras un proceso de selección muy largo", afirma el hermano del presidente de la Diputación de Guadalajara. Proases sustituyó en ese servicio de gestión de seguros para la FEMP a la empresa Salinas Guadaño. Tras una primera etapa de un ejercicio se renovó el contrato a Proases por periodos de cuatro años, de la misma duracción que las legislaturas. El actual concluye a finales de 1999.

El hermano de Tomey subraya que las corporaciones eligen si gestionan sus seguros con su empresa. "No están obligadas a hacerlo con nosotros. Aunque, que duda cabe que la FEMP es una plataforma muy importante".

Entre las corporaciones que han contratado con Proases, SA, figuran las diputaciones de León, Guadalajara, Burgos, Barcelona, Zaragoza, Córdoba y Cuenca; el consell insular de Mallorca; y los ayuntamientos de Sevilla, Ciudad Real, Gijón, Avilés, Santander, Ourense, Logroño, Málaga, Cáceres, Castellón, Jaén, Getafe, Leganés, Fuenlabrada, Pinto, Astorga, Langreo, San Lucar de Barrameda, Aranjuez, El Ferrol, Tortosa, Jávea, Arrecife, Collado Villalba y Mahón. Este periódico ha intentado contactar con Francisco Tomey para pedirle su versión pero no ha recibido contestación. Tomás Rodríguez Bolaños, ex presidente socialista de la FEMP, asegura que recuerda que una empresa del hermano de Tomey había concursado pero que ignoraba sí obtuvo o no el concurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de febrero de 1998.

Lo más visto en...

Top 50