Tribuna:Tribuna
i

Una cuestión formal

El recorte de un cuarto de punto en los tipos de interés oficiales ha sorprendido relativamente a los inversores, dando lugar a cierta indecisión que al final ha dado paso a una valoración un tanto forzada. La apertura de Nueva York, con un recorte de 57 puntos y altibajos posteriores, contribuyó a incrementar la volatilidad en la Bolsa española, pero no consiguió torcer el signo positivo.Wall Street, a su vez, logró otra espectacular recuperación y al cierre ganaba medio punto y anotaba el cuarto récord consecutivo, con el índice Dow Jones en 8.370,10 puntos. El próximo lunes es día festivo en Estados Unidos, donde se celebra el Día del Presidente, lo que, aparte los chistes, va a traer un largo fin de semana para los mercados europeos, que habrán de actuar sin esa referencia.

Toda caída de los tipos de interés es una buena noticia para la Bolsa, por cuanto supone de pérdida de competitividad para otros activos frente a la renta variable, pero parece evidente que ya se ha descontado casi todo. Los inversores conocen desde hace tiempo el punto aproximado para la convergencia y la fecha. Lo que no se esperaba era la prisa del Banco de España por hacer los deberes, sobre todo cuando la inflación subyacente aparece como una amenaza inmediata.

La deuda a largo lazo subió hasta el 5,22%, después de mantenerse a la baja durante toda la mañana y alcanzar mínimos del 5,19%. En cualquier caso, la curva de tipos se ha cerrado y ofrece un margen de un punto para un plazo de 10 años, tomando como referencia las letras a un año y las obligaciones a 10. Los recorridos parecen derriasiado ajustados y, de hecho, la banca apenas repercutió en sus créditos esta última reducción, lo que parece reducir el esfuerzo del Banco de España a una simple formalidad.

El único aspecto positivo ayer volvía a estar en el dinero, el verdadero protagonista de la evolución de la Bolsa ante el obligado éxodo al que se ve sometido por el acoplamiento de los tipos de interés españoles a los alemanes. Se negociaron casi 137.000 millones de pesetas en el mercado continuo, pero con más del 50% concentrado en cinco valores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de febrero de 1998.