Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CAÍDA DE TIPOS

La Bolsa recoge con una subida del 0,6% la decisión del banco central

La reacción de la Bolsa española ante la bajada de los tipos de interés ha sido mínima, una vez descontado el avance que el resto de los mercados europeos registraba en la sesión de ayer. Madrid ganó 4,37 puntos, un 0,6%, para quedar en 710,04. Londres subió un 0,54%; París, el 0,8%, y Francfort, un 0,29%. Entre tanto, la inestabilidad volvió a apoderarse del mercado asiático. La rupia indonesia se depreció un 21,74%, y la Bolsa de Tokio cayó un 2,2%.

Para la mayoría de los analistas, el proceso de convergencia de tipos de interés en Europa ya ha sido suficientemente valorado en los últimos meses, con lo que ahora no queda más que proceder a los ajustes formales. De ahí la escasa repercusión que la reducción en España tuvo en la renta variable.La jornada transcurrió sin sobresaltos en occidente, en tanto que el sureste asiático volvía a ser víctima del nerviosismo y la inestabilidad. El detonante, esta vez, fue la escalofriante depreciación de la rupia indonesia, que perdió un 21,74% de su valor, ante la posibilidad de que el Gobierno imponga una banda de paridad fija frente al dólar. El resto de las divisas se contagió de la caída, aunque con déscenso más moderados. Las bolsas también se resistieron, con especial virulencia en Tokio. La Bolsa de Hong Kong cayó un 3,25%; la, Bolsa de Seúl perdió 6,29 puntos, un l,2%; y la de Taipei un 1,07%.

La crisis social y económica azota Indonesia desde el pasado julio, cuando la rupia empezó a depreciarse frente al dólar estadounidense. Desde entonces acumula una caída del 80%.

El yen, más débil

El mercado recogió con escepticismo la posibilidad de establecer mecanismos de defensa y la rupia inició la senda bajista. Le siguieron otras divisas asiáticas, aunque poco a poco moderaron su pérdida. El baht tailandés perdió un 1,7% frente al dólar; el peso filipino cedió hasta 40,35 por dólar frente a las 40,05 unidades del día anterior.En cambio, el ringgit malaisio acabó con una ganancia del 2,3%. La misma tendencia mostró el won surcoreano, estable después de que los sindicatos desconvocaran una huelga general.

El yen se depreció frente al dólar y se cambiaba a 124,71. Los inversores atribuyeron el alza del dólar al anuncio de que la agencia de evaluación de solvencia Moody's estudia bajar la calificación al Tokio Mitsubishi Bank y al Daichi-Kangyo Bank.

Los mercados esperan que los gobernadores de los bancos centrales de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) acuerden medidas concretas para defender sus monedas. La Asean inició ayer una reunión, que se prolongará durante el fin de semana en Bali (Indonesia). Los miembros de la asociación hicieron a su llegada a Bali un llamamiento a los países más ricos del mundo (Grupo de los Siete, G-7) para que "colaboren" en contener la crisis asiática.

La Bolsa de Nueva York abrió en plena retirada de beneficios y perdía 27 puntos a media sesión. Los problemas de los mercados asiáticos apenas se han tenido en cuenta, siguiendo las directrices del presidente de la Reserva Federal (el banco central de EE UU), Alan Greenspan. Hasta el punto de que el mercado estadounidense desandó todo lo perdido y cerró la sesión con un avance casi inapreciable, medio punto, pero que le permite anotar el cuarto máximo consecutivo en el índice Dow Jones, 8.370,10 puntos.

El mercado español de deuda también se sumó a la retirada de beneficios y después de obtener nuevos mínimos históricos en la rentabilidad de la emisión a 10 años, en el 5,19%, terminó la sesión con una subida de una centésima respecto al día anterior, 5,22%, al tiempo que el diferencial con la deuda alemana se mantenía sin variaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 1998

Más información

  • La inestabilidad vuelve a apoderarse de las monedas asiáticas