El Gobierno, dispuesto a traspasar a la Generalitat competencias del Estado

El ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, se comprometió ayer ante Jordi Pujol y Josep Antoni Duran Lleida a desbloquear el proceso de traspasos a la Generalitat. Rajoy y Duran se emplazaron a convocar la comisión mixta para mediados de año y a llevar a ella un paquete significativo de traspasos, que ayer no se concretaron. El ministro se mostró abierto a estudiar la cesión de competencias reservadas al Estado, utilizando para ello lo previsto en la Constitución. Gobierno y Generalitat estudian la creación de una comisión bilateral que dé voz a Cataluña en asuntos europeos.

Más información
Michavila da por superados los recelos con CiU

Durante cinco horas, Rajoy repasó con Duran, primero, y con éste y Pujol después, la aplicación de la política concertada el pasado día 14 en La Moncloa, cuando el presidente catalán se reunió con el presidente José María Aznar para pactar la continuidad del apoyo parlamentario de CiU al Gobierno.Si días atrás Pujol se reunió con el ministro Rafael Arias Salgado (Fomento) para hablar de infraestructuras y hoy lo hará con Javier Arenas (Trabajo), para conocer los planes de empleo que llevará el Gobierno a una próxima cumbre europea, ayer le tocó a Rajoy empezar a concretar el mandato de Aznar de dar satisfacción a las reclamaciones de Pujol, que desea obtener frutos tangibles de su renovada colaboración con el Gobierno.

"Estoy seguro de que está entrevista será fructífera", declaró Pujol al terminar la reunión. "Ha sido una entrevista muy positiva y que dará sus frutos", repitió Duran Lleida. "Se ha hablado de muchas cosas", terció el ministro Rajoy, muy interesado en destacar que la estabilidad política está garantizada.

Fuentes de uno y otro lado confirmaron que se habló de todo pero no se concretó nada, salvo la voluntad política de engrasar la comisión mixta de traspasos y de llegar a acuerdos que den contenido a la continuidad del pacto de gobernabilidad. Antes de que termine febrero se reunirá el plenario de la comisión mixta, pero para aprobar cuestiones pendientes: los medios materiales y humanos de tráfico y un par de centros escolares del Ministerio de Defensa.

A mediados de año, esta comisión volverá a reunirse con la voluntad de ambas partes de aprobar un nuevo paquete signifiativo de transferencias: ayer se citaba el Instituto Social de la Marina-, las becas universitarias y no universitarias y alguna otra cuestión, que resulte emblemática. Paralelamente, CiU reclama alguna concesión en el campo de "la simbología y la representación". En este sentido, se estudia la constitución de una comisión bilateral Estado-Generalitat para asuntos europeos. Los vascos ya disponen de un organismo semejante, obtenido en las postrimerías de la Administración socialista, que les permite tener un representante propio en la delegación española ante la Unión Europea cuando se tratan cuestiones que afecten específicamente al País Vasco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Duran, presidente de la representación de la Generalitat en la comisión de traspasos, entregó en mayo pasado una relación de 72 traspasos de competencias o de servicios que reclamaba la Generalitat, hoy reducida a 69 materias, Duran precisó ayer que el contenido de esta lista tenía su origen en una lectura "a instancia de parte", es decir, unilateral, del Estatuto por parte de la Generalitat y que algunas de las reclamaciones no eran estatutarias, sino que requerían la cesión del Estado por ley orgánica. Esta lista fue estudiada en la reunión.

El ministro no vetó ningún traspaso, pero tampoco se comprometió a transferirlos todos. La Generalitat está dispuesta a aparcar lo que cree conflictos.

Fuentes gubernamentales destacaron que los traspasos pendientes tienen problemas técnicos y en muchos casos políticos, en relación a que temen una reacción del PSOE.

Ayer mismo, la consejera andaluza de Economía, Magdalena Álvarez, expresó su preocupación por las concesiones que podría hacer Rajoy a los dirigentes catalanes, que según ella podrían producir un desarrollo autonómico "asimétrico y desigual".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS