Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ETA ASESINA EN SEVILLA

El hijo del concejal no pudo rezar en público su oración por la paz

El hijo del concejal Jiménez-Becerril, de seis años, no pudo ayer realizar su primera intervención en público contra la violencia. Su colegio, el Claret de Sevilla, celebraba actos especiales con motivo del Día Mundial de la Paz y él había sido elegido para leer la'oración. No fue a clase, pero el centro celebró con mayor intensidad esta jornada.

Los tres pequeños pasaron el día en casa de una tía materna. A primera hora de la tarde aún no sabían que no volverían a ver a sus padres. Cuando se levantaron por la mañana sólo les dijeron que papá y mamá tardarían en regresar.

"Muy impresionados y, al mismo tiempo, con una gran serenidad". Así describía el director del centro, Agustín Bernal, la reacción de los compañeros del hijo varón del matrimonio asesinado. "Los mayores", explicó, "enseguida querían organizar manifestaciones y actos de repulsa, pero al final reconocieron que la tensión no beneficia a nadie".

Los hijos de las víctimas, el niño, de seis años, y dos niñas, de tres y nueve, son "sencillos y buenos`, como decía una monja del colegio de preescolar Nuestra Señora de las Mercedes, por donde han pasado los tres hermanos.

"El era un padrazo," comentaba. "siempre venía a verlos, o a la hora de la comida o a recogerlos. Y siempre se interesaba por cómo iban en las clases. Los hijos son muy inteligentes". Tanto al preescolar como al Claret y Las Irlandesas, donde estudian las hijas, los padres iban a menudo personalmente y nunca medidas de protección especial.

También eran muy conocidos en la calle Rosario, una vía cercana al Ayuntamiento donde la madre del edil, María Teresa Barrios, tiene una tienda de ropa. "Era muy abierto y hablaba con todos de cualquier tema. La abuela venía a veces con los nietos y el matrimonio. Estaba orgullosa de ellos y nunca lamentó que su hijo se dedicara a la política", decía un vecino. Sevilla RAÚL LIMÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 1998