Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CUENTA ATRÁS EN IRAK

Albright viaja a Europa como última oportunidad para evitar la guerra

EE UU considera que el viaje de Madeleine Albright a Europa es el último esfuerzo diplomático antes de ordenar una acción militar contra Irak. La secretaria de Estado buscará apoyos en una gira que encontrará posiciones distintas a las de Washington. En el Congreso, en cambio, el respaldo a la Casa Blanca es generalizado. Para disipar dudas, el director de la CIA, George Tenet, ha asegurado a los senadores que Irak es "una amenaza continua para los países vecinos".

Las diferencias se vieron ya anoche cuando al concluir su entrevista con su homólogo francés, Hubert Védrine, Albright declaró que las soluciones diplomáticas "estaban casi agotadas", informa Reuters. Védrine insistió en que "hay que intensificar la búsqueda" para una salida pacífica. Ambos coincidieron que "todas las soluciones permanecen abiertas"].Albright lleva a Europa y a la zona del conflicto el mensaje que Clinton dio a Sadam Husein durante el discurso sobre el estado de la Unión: "Tenemos la determinación de impedir que vuelva a usar armas de destrucción masiva en el futuro", dijo Clinton. Las declaraciones de las últimas horas parecen conducir inexorablemente hacia la acción militar; sin embargo, fuentes cercanas al secretario de Defensa, William Cohen, aseguran que el Ejecutivo no ha decidido aún si el ataque es la mejor opción.

A las palabras de Clinton y de Albright se suman las del director de la CIA, George Tenet, en el Senado: "Aunque el poder militar iraquí sigue deteriorándose gracias a las sanciones de la ONU y al embargo de armamento impuesto tras la guerra del golfo [Pérsico]", dice Tenet, "Irak sigue siendo una amenaza continua para los vecinos de la zona".

Con el paso de las horas queda claro que la orden final será una decisión estrictamente política. El director de la Agencia de Inteligencia para la Defensa, el teniente general Patrick Hughes, reconoció ayer que la acción posiblemente se demore semanas o meses y que no será una decisión militar: "Hay que decidir qué es lo que Estados Unidos quiere hacer con Irak, pero es un asunto político que alguien decidirá".

La amenaza reiterada de un posible ataque no implica, sin embargo, que éste vaya a ser inminente. Aunque el Pentágono ultima los detalles de la operación, la Casa Blanca no está convencida de que esa decisión sirva de algo, según ha contado al diario The New York Times uno de los altos cargos militares de los que depende la decisión final.

Sólo los medios de comunicación ven una posible vinculación entre la hipótesis de la acción militar y el escándalo Lewinsky. Si el Gobierno opta finalmente por la vía militar tendrá el pleno apoyo de demócratas y republicanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1998

Más información

  • Washington busca todos los apoyos posibles