Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe a una operación de contrabando de tabaco en la que participaron siete camiones

Vilanova i la Geltrú

, Una red de contrabandistas intentó en la madrugada de ayer una audaz operación de desembarco de cuatro millones de cajetillas de tabaco en el puerto de Vilanova i la Geltrú. A las cuatro de la madrugada, un ferry entró en el puerto sigilosamente, a oscuras y con la rampa de salida de vehículos medio bajada. Del barco, que ni echó los amarres, salieron siete traílers a gran velocidad. Pero agentes de Vigilancia Aduanera (SVA) los interceptarón tras un tiroteo. Los camioneros huyeron pero tres de ellos fueron detenidos más tarde.

El valor oficial del tabaco decomisado es de 1.500 millones de pesetas. Según explicó ayer el coordinador regional del SVA, Javier Martín, "nunca antes se había interceptado en tierra un alijo de esta importancia". Este responsable del Ministerio de Hacienda comentó que el método utilizado ayer por los contrabandistas también suponía una novedad en las operaciones ¡legales de desembarco.El barco -de nombre Rana y con bandera de las islas caribeñas de San Vicente y la Granadina-, alertado por los disparos se hizo de nuevo a la mar. El SVA puso en marcha un dispositivo de búsqueda con helicópteros y patrulleIras, que localizaron el barco al mediodía frente a la costa de Castellón. Los 18 tripulantes, 14 de ellos montenegrinos, ofrecieron resistencia parando máquinas y cortando la corriente. Anoche se buscaba la forma de llevarlo de nuevo a tierra.

Desde el 16 de diciembre, el SVA tenía conocimiento de la posible llegada al puerto de Vilanova i la Geltrú (localidad próxima a Barcelona) de un barco con un importante cargamento de tabaco de contrabando. "Nosotros preveíamos que el desembarco sería la semana que viene, por eso había pocos funcionarios nuestros en ese mornento", explica Martín.

Cuando los tráilers desembarcaron, los inspectores salieron de sus coches para dar el alto a los camiones y justo en ese momento, algún colaborador de los contrabandistas que también vigilaba la zona debió alertar por radio o teléfono móvil a los camioneros. Algunos intentaron huir y los agentes del SVA realizaron disparos contra los camiones para impedirlo. Los camioneros huyeron entonces a pie.

La Guardia Civil detuvo en el mismo puerto a tres de los camioneros. Los otros cuatro se han escabullido. En el interior de los vehículos (tres de matrícula de Navarra y cuatro con matrícula. portuguesa), el espacio había sido aprovechado hasta el último centímetro.

Los contrabandistas conocían perfectamente el puerto. El Rana atracó en el muelle desde donde zarpan diariamente el ferry que une Barcelona y Palma de Mallorca, en la bocana, lo que convierte la operaciones de aproximación en cuestión de minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998