Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE solicita un pleno del Congreso para destituir a Cardenal y Fungairiño

El Grupo Socialista del Congreso pretende que la Cámara celebre un pleno, extraordinario este mes para debatir y votar la solicitud de cese del fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, y del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, por su actuación en el caso de los desaparecidos españoles a manos de las últimas dictaduras militares de Chile y Argentina.

Los socialistas solicitaron ayer la convocatoria de la Diputación Permanente, que, es el órgano en activo durante el periodo de vacaciones parlamentarias y donde debe decidirse si se convoca o no un pleno extraordinario. La reunión de. la Diputación Permanente es automática si lo solicita un quinto de sus 51 miembros -el PSOE cuenta con 17- pero queda en manos del presidente de la Cámara, Federico Trillo, la fecha de la convocatoria.La semana próxima, Federico Trillo y varios miembros de la Mesa y de la Junta de Portavoces se trasladarán a Alemania para asistir a una reunión con sus homólogos de aquel país, por lo que se descarta que la Diputación Permanente sea convocada antes del próximo día 19.

El portavoz del Grupo Socialista, Juan Manuel Eguiagaray, aseguró que el PSOE ha tomado la iniciativa de solicitar un pleno extraordinario ante "la falta de iniciativa, de reflejos y la muestra de insensibilidad del Gobierno" ante un problema que afecta, según dijeron, a cuestiones fundamentales de la vida democrática.

Eguiagaray dijo que había despedido el año 1997 con unas declaraciones en las que afirmó que "el señor Aznar no le va bien a España", y que sus primeras manifestaciones públicas en este año son para decir que "no le puede ir bien a España" con el presidente del Gobierno José María Aznar.

El dirigente socialista recordó las declaraciones de Aznar al diario chileno El Mercurio, que calificó como órgano próximo a los militares de aquel país, en las que dijo que el general Augusto Pinochet "pertenece a un modelo de transición democrática''.

Más tarde, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, elaboró un informe que se vio en la Junta de Fiscales en el que aseguraba que los militares chilenos y argentinos sólo querían la "sustitución temporal' del orden constitucional" y, en definitiva, negaba la competencia de la justicia española para instruir las causas que -ahora tienen abiertas los magistrados de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y Manuel García Castellón sobre la desaparición de españoles en Argentina y Chile durante las dictaduras militares que sufrieron esos países a finales de la década de los setenta y comienzos de los ochenta.

Según Juan Manuel Eguiagaray, esta postura supone un cambio respecto a la que mantuvo, en abril de 1996, la Junta de Fiscales -siendo fiscal general del Estado Carlos Granados- que no vio ninguna objeción para que Garzón iniciase sus actuaciones judiciales en este asunto. Ese cambio fue calificado por Eguiagaray pomo una muestra de ''politización'' de la justicia.

El portavoz socialista explicó extensamente que no se trata de un asunto marginal que la oposición desea aprovechar para minar, al Gobierno, porque, dijo, ha creado indignación en la mayoría de los fiscales españoles, en una buena parte de nuestros juristas, y en la inmensa mayoría de la opinión pública.

Para el Grupo Socialista no cabe duda de que se trata de un asunto que pone al descubierto el talante y la sensibilidad del Gobierno, y en el que el Ejecutivo ha respaldado con su silencio la actitud de Jesús Cardenal y de Eduardo Fungairiño.

Juan Manuel Eguiagaray indicó además que abriga la esperanza de que el resto de los grupos parlamentarios comprendan la envergadura de su planteamiento y apoyen la pretensión de convocar un pleno extraordinario del Congreso de los Diputados para promover el cese de los citados fiscales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998

Más información

  • Por su actitud sobre los desaparecidos