Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un conflicto entre taxistas impide abrir el nuevo aparcamiento de Barajas

Las tres principales asociaciones de taxistas, la Asociación Gremial (11.500 afiliados), la Federación Profesional (4.000) y el sector del taxi de UGT (1.200) mantienen un duro enfrentamiento por la gestión del nuevo aparcamiento para taxis de Barajas. A causa de este conflicto, las instalaciones, cuyas obras finalizaron en octubre previa inversión de 400 millones, siguen cerradas.

Los taxis siguen haciendo cola a pesar de que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) terminó en octubre las obras de una instalación con capacidad para 1.040 vehículos. Su fin es evitar la formación de colas en los arcenes de acceso a Barajas. Las obras, que incluyen un sistema informático de distribución de vehículos, no han podido ser inauguradas. El enfrentamiento que mantienen la Asociación Gremial, la Federación Profesionál. y la UGT impiden su apertura.Hace dos años, estas asociaciones acordaron con AENA asumir la gestión del nuevo aparcamiento. Un portavoz de AENA lo explicó ayer: "Los taxistas acordaron formar una sociedad para explotarlo. Cobrarían 25 pesetas por coche. Con ese dinero se amortizaría la obra, se creárían varios puestos de trabajo y se mantendría el sistema informático. La tasa no repercutiría en el viajero. Pero un año después, la Federación Profesional y la UGT se negaron a cumplir el acuerdo. Como ya no quieren gestionar el aparcamiento, todo se ha retrasado. Ahora se lo concederemos a la Gremial, que, es mayoritaria en el sector".

Juan Sánchez, presidente de la Federación Profesional, uno de los sindicatos que se han desmarcado de la gestión del nuevo estacionamiento, afirma que cobrar a los taxistas por utilizar un aparcamiento público es un "abuso". "Es como si tuviésemos que pagar por aparcar frente a un hospital o en una estación de tren. Ya pagamos demasiados impuestos".

Antonio Ribera, de UGT, afirmar "Nosotros sí queríamos gestionar el aparcamiento. Pero como la Federación se descolgó, el aeropuerto y la Gremial, que está próxima al PP, acordaron echarnos. La Gremial se queda así con el aparcamiento y crea ocho o diez puesto de trabajo para sus amigos. Es una vergüenza"

Eladio Núnez, de la Asociación Gremial, replica: "Hay que cumplir los acuerdos. Los taxistas tenemos que pagar las obras, porque van en nuestro beneficio. La cantidad que se cobrará es mínima y no hay ánimo de lucro".

Entre 5.000 y 10.000 taxis, en función de la jornada, trabajan diariamente en Barajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 1998

Más información

  • Tres asociaciones pugnan por la gestión del estacionamiento