Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consumo tendrá después de Reyes los análisis de algunos juguetes

Jugar puede no ser inocente. Según Greenpeace, la mayoría de los juguetes que se venden en España están fabricados con gran cantidad de plástico tóxico, PVC, sin que el Ministerio de Sanidad "reconozca el problema". Fuentes del Instituto Nacional de Consumo (INC) señalaron al respecto: "Hacemos muchas inspecciones, sobre todo en los juguetes más vendidos, y por eso la seguridad es total". Los mismos informantes reconocieron que ese organismo está analizando la composición de siete mordedores de venta en farmacias y jugueterías, y que los resultados no estarán listos hasta mediados de enero.Prácticamente todos los juguetes contienen PVC, un plástico que se utiliza para ablandar los materiales y los mordedores. El peligro radica en la cantidad de ftalatos (la sustancia tóxica). Greenpeace cree que en la mayoría de los juguetes las sustancias tóxicas pasan al niño muy fácilmente porque no llevan bien adherido el PVC. "Lo más grave es que en España los fabricantes y Sanidad siguen negando el problema", advierte Oliva Nuñez, responsable de salud de Greenpeace España. Y añade que su toxicidad puede afectar al hígado, al riñón y al sistema reproductor del niño.

Algunas marcas, según Greenpeace, no utilizan el plástico tóxico en sus productos: Lego, lkea, Toysrus e Imaginarium.

Etiquetas de la UE

Pero también hay otros peligros escondidos para el niño. Según un estudio de la Unión de Consumidores de España (UCE) sobre 34 juguetes que llevaban el distintivo de la UE como sinónimo de calidad, en 14 de ellos era falso. Y coincide que la mayor parte son importados de China y Taiwan. Algunos de los 14 juguetes no garantizaban la seguridad de su sistema eléctrico; otros podían inflamarse; y otros incorporaban algún elemento punzante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 1997