Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Algunas operas programadas para la proxima temporada en el Real costarán 300 millones

'Aida', 'Carmen' y 'La Bohème' son algunos de los títulos más costosos

La producción de óperas como Aida, Carmen, La Bohéme y otros títulos estará en torno a los 300 millones de pesetas de presupuesto, según se informó ayer al Patronato de la Fundación Teatro Lírico, en una reunión ordinaria, presidida por la ministra Esperanza Aguirre, presidenta del Patronato. Miguel Ángel Cortés, miembro de la comisión ejecutiva que deberá aprobar la programación, informó ayer de que el presupuesto para la próxima temporada es de 5.207 milones de pesetas y avanzó algunos artistas que actuarán en el Real, entre ellos, Placido Domingo, José Carreras y Alfredo Kraus.

A la reunión del Patronato asistieron, además de Esperanza Aguirre, el vicepresidente, Alberto Ruiz Gallardón; los miembros de la comisión ejecutiva -formada por Miguel Angel Cortes, secretario de Estado de Cultura; Eduardo Casanueva, y Regino GaIcía Badell-, quienes tendrán que aprobar la programación de la próxima temporada ayer avanzada, y los vocales, excepto Gustavo Villapalos y José Luis Gómez.Cortés informó de diversos aspectos tratados, como las previsiones de ingresos propios para la próxima temporada, que se cifran en tomo a los 2.000 millones de pesetas, así como el presupuesto aprobado para el siguiente ejercicio, 5.207 millones de pesetas. También destacó que se ha logrado un 97% de ocupación en el coliseo, por lo que se ha felicitado al equipo gestor del Real. Finalmente, dio a conocer las propuestas de programación para la próxima temporada, aunque sólo citó títulos y profesionales que participan en ellas.

Si dicha programación se aprueba, la temporada se abrirá el próximo mes de octubre con una producción del teatro: Aida, de Verdi, con un coste de 276 millones de pesetas, para un total de ocho funciones. Electra, de Richard Strauss, producción alquilada del Teatro de Roma, costará 154 millones de pesetas. También se estrenará en España y en coproducción con la Expo de Lisboa 98 y el Festival Cervantino de México, la ópera de Philipp Glass O corvo branco, con dirección y escenografia de Bob Wilson y con un coste de 130 millones. La Bohéme, de Puccini, hará diez funciones y saldrá por 297 millones de pesetas; Tannhäuser, de Wagner, producida por el Teatro de la Maestranza, de Sevilla, costará 144 millones; La clemenza de Tito, de Mozart, 115 millones, y Carmen, de Bizet, 302 millones de pesetas.

Otros títulos serán La sonámbula, de Bellini (116 millones), o Sanson y Dalila, de Camil Saint Saëns, producción de Carlo Felice de Génova (178 millones), que contará con Plácido Domingo en el papel de Sanson. Werther, de Massenet, será la ópera que cierre la temporada en julio, con Alfredo Kraus y María José Moreno como cabecera de cartel y un coste de 104 millones de pesetas. La danza estará representada con piezas como Romeo y Julieta, de la Compañía Nacional de Danza, con un presupuesto de 12 millones de pesetas. La presencia del American Ballet Theatre, con Otelo y la Bayadere, durante doce días, costará 267 millones.

También los conciertos sinfónicos estarán presentes. Un total de 100 millones de pesetas se han presupuestado para 20 conciertos sinfónicos en los que participarán, entre otros cantantes, Cecilia Bartoli, José Carreras, Kiri te Kanawa, Federica von Stade y Edita Gruberova.

La ópera de Cano

Cortés señaló que Luna, la ópera de José María Cano, no está prevista en la programación de la próxima temporada, pero ello no tendría por qué impedir que esta pieza se represente en el Real: "Hay muchos días sin programación y de la misma manera que ahora se hacen funciones especiales de espectáculos fuera de pograma, también podría estar esa ópera si así se considerara", afirmó el secretario de Estado. "Pero el tema no se ha tratado ni se ha hablado de esta posibilidad, que lógicamente existe, ya que los compositores nuevos creo que deben tener lugar en esta casa fuera de la programación oficial". Cortés eludió en todo momento hacerse eco de las fricciones existentes entre el equipo de gestión del Teatro Real. "A mí no me constan esas fricciones y todos los acuerdos se han tomado por unanimidad", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 1997