Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces deciden hoy si el juicio al duque de Feria se abre al público

Se le acusa de retratar a una niña desnuda

La Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla tiene previsto decidir hoy si celebra a puerta cerrada o abierta el juicio por corrupción de menores contra Rafael Medina y Fernández de Córdoba, duque de Feria. La fiscalía es partidaria que de que la vista por fotografiar a una niña semidesnuda en una bañera sea pública, como ya lo fue el anterior juicio contra el aristócrata, celebrado en la misma sala. Tanto la defensa del duque como la de la madre de la menor, también imputada en este caso, han solicitado la puerta cerrada.

La decisión de la sala se conocerá hoy, justo el día en el que comienza el juicio en el que el tipo del delito (corrupción de menores) que se imputa al duque ha desaparecido del Código Penal. El duque de Feria, encarcelado en la nueva prisión de Huelva por otro caso de corrupción, se enfrentaba inicialmente a una petición del fiscal de ocho años de presidio. Pero el Ministerio Público planteará como cuestión previa la aplicación del nuevo Código Penal, en el que ha desaparecido la expresión corrupción de menores. El Fiscal estudia imputar al aristócrata por "agresión" o "abuso" sexual, lo que conllevaría una pena de entre seis meses y un año.El duque de Feria ha visto denegado su tercer grado penitenciario, que le permitiría ir a la cárcel sólo a dormir, debido a este juicio que tiene pendiente. Rafael Medina está acusado de haber fotografiado en mayo de 1992 a dos menores semidesnudas, en bañador, pintándose los labios o saliendo de la ducha. Las niñas, a las que supuestamente el duque ni tocó, aparecían en las fotos en una poses que, según el fiscal, tenían como objeto "el satisfacer el instinto sexual del acusado".

Las fotos de las niñas, publicadas en la revista Interviú un año después de haberse tomado, fueron realizadas en un apartamento del duque situado en la Casa de Pilatos, residencia palaciega de la familia del aristócrata, así como en la vivienda de la madre de la menor y dos suites de sendos hoteles de lujo de Sevilla. Una de las dos menores fue identificada como la hija de ocho años de Ana R. M., quien también va a ser juzgada por prestar a la pequeña para tales prácticas. La otra niña nunca fue encontrada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 1997