Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 70% de los mayores elige vivir con una hija antes que con otro familiar

"Es una cuestión cultural", dice una directiva del Imserso

Ni cuñadas, ni hermanos, ni primos, ni incluso los hijos. En España, las personas mayores -en especial las que han enviudado- prefieren vivir con su hija antes que con cualquier otro familiar. De hecho, el 70% de las personas con más de 65 años que convive con un pariente lo hace con uno de sexo femenino, que suele ser la hija. Según la jefa del Servicio de Estudios del Imserso, Pilar Rodríguez, "es una cuestióncultural".

Según el estudio Las personas mayores en España del Imserso (Instituto de Migraciones y Servicios Sociales), al faltar la pareja, la hija va sustituyendo poco a poco al cónyuge en los cuidados y ayuda a la persona viuda. La asistencia de otros familiares es apenas apreciable."La mayoría de la gente relaciona a la mujer con la persona cuidadora. Por ello, las personas mayores tienen la expectativa de que sus hijas las van a cuidar", cuenta Pilar Rodríguez. Y añade: "Incluso hay quienes prefieren tener hijas a hijos varones para asegurarse el cuidado durante su vejez". Según dice, mientras que en Europa de cada 10 cuidadores descendientes siete son hijas y tres hijos, en España la relación es de nueve hijas frente a un hijo.

"Se debe a las pautas culturales y al perfil de las personas que han cuidado hasta ahora a los mayores. Suelen ser amas de casa, con un bajo nivel cultural y con tiempo disponible. Esto va a cambiar en el futuro, ya que este perfil de mujer se corresponde cada vez menos a la realidad", argumenta Pilar Ródríguez.

Seis millones de mayores

Una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) muestra que un 90% de los españoles cree que el cuidado de los padres ancianos es un problema principalmente de los hijos, mientras que un 82% opina que se trata de una cuestión que atañe tanto a éstos como a la sociedad y al Estado. Hasta un 85% argumenta que con más y mejores residencias se solucionaría la situación de aquellas personas que no pueden vivir solas.Rodríguez indica: "Normalmente las personas mayores prefieren vivir solas e independientes, pero cuando ven que necesitan ayuda, acuden a las hijas". Actualmente, el 83% de las personas que asisten a ancianos son mujeres. Según datos del Imserso, las personas mayores prefieren recibir por igual los cuidados de la hija y el cónyuge -con un 24% en ambos casos-, muy por delante de los prestados por los hijos varones (15%). La ayuda consiste normalmente en actividades cotidianas como bañarse, vestirse, comer o salir a la calle.

El traslado a casa de la hija suele ser a partir de los 75 años, edad en la que muchas personas ya han enviudado o no pueden valerse por sí mismas. Según el CIS, la soledad es una de las principales preocupaciones al envejecer. En cambio, el dolor o la muerte quedan en un segundo plano.

En España hay 6 millones de personas mayores de 65 años, según los datos de Asuntos Sociales. El 39% vive con su pareja. El 13%, es decir, unos 800.000, vive con algún familiar. El 16% vive solo. El resto se reparte entre las residencias, empleados de hogar, etcétera. La mayoría de las personas mayores que viven solas son mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1997