Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Líderes europeos quieren que González presida la Comisión Europea en el 2000

Un grupo europeo de presión trabaja en la sombra para convencer al ex presidente del Gobierno Felipe González de que debe ser el próximo presidente de la Comisión Europea. El lobby tiene dos años por delante, plazo en el que se cumple el mandato de Jacques Santer. El canciller alemán, Helmut Kohl, y el ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors encabezan el grupo. El pasado martes, Delors se reunió con González en París y volvió a la carga. Delors y Kohl pidieron hace un año al político español que sustituyera a Santer y, aunque la respuesta fue negativa, no se han dado por vencidos.

Este grupo de notables está dispuesto a trabajar hasta el 2000 para convencer al ex líder del PSOE. El argumento es el de que, en ese momento, la construcción europea necesitará un impulso y un fuerte liderazgo. González, desde su punto de vista, puede hacerlo.En el entorno de González se reconoce que el lobby se puso en marcha en septiembre. El ex presidente del Gobierno acudió el pasado martes a una reunión convocada en París por Delors. El argumento que utilizó el político socialista francés fue su deseo de contar con González para su fundación, de la que parten iniciativas, propuestas y reflexiones de políticas concretas para Europa. Se habló de todo esto, pero también Delors advirtió a González de que tendrá que soportar una presión sostenida para que acepte presidir el Ejecutivo comunitario, según fuentes socialistas. Los interesados no aceptan el argumento de González de que su pasión europeísta la quiere realizar desde España. Su excusa de que en Bruselas llueve siempre, ni la consideran.

Ámbito internacional

Lo cierto es que tanto en el ámbito europeo como en el de la Internacional Socialista (IS), González sigue trabajando. Cuando hace 15 días José María Aznar participaba en Luxemburgo en la cumbre europea del empleo, González estaba en la misma ciudad, reunido con el ministro de Exteriores danés, Niels Peterson, de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).La OSCE pretende que González continúe los trabajos que inició hace un año en la ex Yugoslavia. El próximo día 18, este organismo mantendrá una reunión en Viena tras la que probablemente se le ofrecerá el cargo de supervisor de la OSCE para Serbia y Montenegro. González no ve claro aceptar, toda vez que no ve cumplidas las condiciones que puso a las autoridades serbias sobre el respeto al pluralismo y a la libertad de expresión. Es más, estas peticiones le granjearon antipatías en la región.

De momento, González continúa con el cometido que le hizo la IS en su congreso de Nueva York, en septiembre de 1996: estudiar la reforma de la Internacional Socialista, tanto en su estructura como en sus contenidos programáticos. El ex presidente se ha rodeado para esta tarea de un grupo de dirigentes socialistas de todos los continentes. La próxima reunión de traba o se celebrará entre el miércoles y el domingo de esta semana en Dakar.

También en 1999 cumple el mandato del presidente de la Internacional Socialista, Pierre Mauroy. El cargo lo rechazó González en el anterior congreso, pero de nuevo habrá presiones para que lo acepte. De momento, tampoco quiere.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1997

Más información

  • El dirigente socialista se reúne con Jacques Delors en París