Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beiras asegura que el éxito del BNG ha desatado el "chovinismo español"

El líder del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Xosé Manuel Beiras, se estrenó ayer como jefe de la oposición en el Parlamento autonómico erigiéndose en triunfador moral de las elecciones del 19-O. "Fraga logró la mayoría, pero la noticia fue el BNG", sentenció Beiras, quien denunció que el éxito de los nacionalistas ha contribuido a desenterrar el "chovinismo reaccionario español". Los otros dos grupos de la oposición, PSOE y Esquerda Unida, acusaron a los nacionalistas de apropiarse en exclusiva de la bandera del autogobierno.Conforme al guión previsto, Manuel Fraga fue investido presidente de la Xunta a última hora de la tarde de ayer, con el apoyo del PP y el voto contrario de la izquierda y los nacionalistas, tras un debate en el que el dirigente conservador blandió de forma reiterada su abrumador triunfo electoral para acallar las críticas de la oposición. Fraga reservó su munición dialéctica para contestar a Beiras, mientras mostraba una actitud algo más deferente con el portavoz socialista, Emilio Pérez Touriño, quien había brindado la disposición de su grupo a negociar acuerdos sobre empleo, educación y medio ambiente.

Frente a las insinuaciones sobre la indecisión de Fraga para señalar un sucesor al frente del PP regional y, de ese modo, despejar la principal incógnita de la política gallega, el presidente de la Xunta respondió: "La sucesión está resuelta; el sucesor soy yo para los próximos cuatro años". Por lo demás, Fraga pudo complacerse con las diferencias surgidas entre los grupos opositores al PP, que volvieron a aflorar en el debate de investidura. Anxo Guerreiro, de Esquerda Unida, advirtió al BNG que, a pesar de su éxito, la posición de Fraga sigue inamovible tras ocho años de gestión, mientras Pérez Touriño reprochaba a Beiras su tentación de "erigirse en depositario único" de las tradiciones ilustrada y galleguista.

Beiras, que evitó el debate directo con Guerreiro y Touriño, había dado pie a esas réplicas al afirmar que el éxito del BNG ha supuesto "la irrupción, por vez primera, de la historia de Galicia en la historia de España". El líder nacionalista basó esta afirmación en las "desmesuradas" reacciones al ascenso del BNG -logró el 25% de los votos el 19-0- que, según afirmó, le han hecho evocar la célebre sentencia de José Calvo Sotelo: "prefiero una España roja a una España rota".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 1997

Más información

  • Fraga, investido con los únicos votos del PP