Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Los atascos de tráfico pueden sacar lo peor que llevamos dentro"

Existe un método eficaz y definitivo para librarse de un jefe autoritario, un compañero pelota, un amigo sabelotodo o, un cuñado envidioso, pero está penado con varios años de cárcel. El escritor y psicólogo Francisco Gavilán, un catalán de 59 años que reside en Madrid desde hace décadas, ha encontrado alternativas menos drásticas para dar esquinazo a la gente insoportable o al menos paliar los efectos nocivos que provoca en sus víctimas, como la cara de imbécil, depresión, ira, hipertensión o vergüenza ajena. Su último libro, Toda esa gente insoportable, es una guía de supervivencia para reconocer y tratar a esos tipos, cuya principal misión es hacer la vida imposible a los demás: desde el criticón, el pedante o el trepa hasta el meaculpas, el poneperos o el discutidor, y así hasta un total de 23 especímenes capaces de hundir a cualquiera en la desolación.Pregunta. ¿De verdad existen tantos insoportables?

Respuesta. Por desgracia hay muchos más de los que aparecen en mi guía. El ser humano tiene una personalidad tan compleja que haría falta una enciclopedia para describirlos a todos. He seleccionado los más comunes entre los españoles.

P. En su libro cita a Oscar Wilde: "Se necesita mucha clase para aceptar el éxito de los amigos".

R. La insoportabilidad es producto de las debilidades humanas y las bajas pasiones, y una de las más comunes es la envidia, un pecado común en casi todos los insoportables.

P. Como investigador de las conductas humanas, Madrid debe de ser para usted una especie de laboratorio. ¿Ha encontrado entre los madrileños mucha gente inaguantable?

R. Esta ciudad está formada por gentes que llegan de todas partes, y no creo que exista una manera de ser especialmente madrileña, ni para lo bueno ni para lo malo. Lo que sí he comprobado es que los atascos de tráfico y las obras incompletas e interminables de Álvarez del Manzano pueden sacar lo peor que los madrileños llevamos dentro y convertirnos en insoportables.

P. ¿Existe el chulo madrileño, que tan mala prensa tiene en el resto del país?

R. Es un tipo en extinción, aunque es posible encontrar alguno en los barrios más castizos.

P. En su guía aconseja cómo tratar a los sujetos insoportables, pero ¿cómo evitar ser uno de ellos?

R. La clave es no compararse con los demás, porque siempre encontraremos personas más guapas, inteligentes e ingeniosas. La comparación con los otros nos lleva a la frustración, la inseguridad y la infelicidad; en fin, todas las papeletas para convertirnos en un mal tipo.

Toda esa gente insoportable. Francisco Gavilán. Editorial EDAF. 1.500 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 1997

Más información

  • FRANCISCO GAVILÁN ,ESCRITOR Y PSICÓLOGO