Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia quiere entrar en la UE en el año 2000

El recientemente elegido primer ministro polaco, Jerzy Buzek, acudió ayer a Bruselas -en su primera visita exterior-, para urgir la integración de Polonia en la Unión Europea (UE) "en el año 2000, algo difícil pero aún posible, o el 2001, que es más realista". Antes de recibirle, el presidente de la Comisión, Jacques Santer, le respondió en un debate del Instituto Internacional de Prensa con un plazo más largo: en torno al 2002, la fecha calculada en la Agenda 2000 de Bruselas. Hito que se puede deslizar hacia el 2004 o 2005, sugirió Santer.Si los horizontes distan de coincidir, el próximo paso quedó despejado. Buzek acudía a la capital comunitaria buscando también una fecha concreta para Iniciar las negociaciones de adhesión, "lo más pronto posible", y sugería el próximo marzo. Al finalizar su encuentro, Santer se comprometió a empezar las conversaciones "a principios del año próximo", siempre que lo aprueben los Quince en el próximo Consejo de Luxemburgo.

Junto a este dulce resultado, el mandatario polaco se llevó amargos dulces: la amenaza de suspensión de sus importaciones lácteas, por incumplir los mínimos sanitarios, y dificultades en el comercio siderúrgico, pues su país no ha reducido los aranceles como se había comprometido.

Pero el primer ministro dejó una impresión sólida. En un encuentro con periódicos europeos aseguró "comprender" las dificultades alemanas para asumir la rápida libertad de circulación de trabajadores entre ambos países, pero insistió en que ello "es del máximo interés para Polonia". Se apoyó en que el presupuesto de ampliación de la OTAN ha resultado muy inferior al previsto para augurar que "lo mismo sucederá en la UE". Y consideró "inquietante" la declaración italo-franco-belga reclamando una rápida reforma institucional porque, dijo, "la hemos entendido como un aplazamiento de la ampliación".

Buzek se comprometió a continuar la política exterior" polaca, pero también a "acelerar la privatización y descentralización económicas, a un ritmo mucho más rápido que el emprendido por el anterior Gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 1997