Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos llevan al Defensor del Pueblo una gasolinera de San Blas

A una gasolinera que se está construyendo en la avenida de Ajalvir, en San Blas, le ha salido un grupo de enemigos: los dueños de otra estación de servicio cercana, la asociación de vecinos de Las Musas y la Asociación de Padres del Instituto de San Blas, pegado a la nueva estación de servicio. Los vecinos han acudido al Defensor del Pueblo, que ya ha comenzado a estudiar el asunto.

El pasado día 9 explotó una gasolinera en la calle de Doctor Esquerdo, causando dos heridos graves. Este incidente ha espoleado aún más a los vecinos de la zona, que han redoblado sus protestas. Con todo, la carta al Defensor del Pueblo fue enviada por la Asociación Las Musas en el mes de agosto.Los vecinos sostienen que, además de no necesitar más gasolineras en la zona porque ya cuentan con otra cerca, la estación de servicio que actualmente se construye en el número 80 de la avenida de Ajalvir es "peligrosa" porque está pegada a un instituto, el de San Blas, de formación profesional. Han protestado ante el Ayuntamiento, pero éste les ha respondido que la gasolinera que se construye cuenta con todos los permisos. La asociación de padres del instituto se ha sumado a la protesta.

También se ha puesto del lado de los vecinos, aunque por intereses meramente económicos, una gasolinera que lleva trabajando desde hace años a 300 metros de la que se está erigiendo.

Actualmente, el plan general, máxima norma urbanística de la ciudad, pone las cosas claras en cuanto a la situación de nuevas gasolineras: tienen que construirse a 200 metros de cualquier otro edificio.

Licencia en vigor

Sin embargo, el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, del PP, afirmó la semana pasada que la gasolinera en construcción "tiene licencia de obras porque la solicitó y se le concedió antes de que se aprobara el plan general". "Por lo tanto, se puede construir", añadió.Para Jesús González, abogado de la gasolinera cercana, esto "no deja de ser una trampa del Ayuntamiento".

Los vecinos también se quejan de que, con la nueva estación de servicio, la avenida de Ajalvir "se quedará con un carril menos en una zona de la calle en que ya se forman buenos atascos actualmente". "Esto la va a convertir en un auténtico embudo", añaden.

Los miembros de la asociación Las Musas critican que anteriormente existía un plan municipal para agrandar la avenida que ahora "está completamente olvidado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1997

Más información

  • La estación de servicio, en construcción, está cerca de un instituto