Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Problemas resueltos en Cercanías

En relación con la carta titulada Investiguen, publicada el pasado 27 de octubre en la sección Opinión del Lector del cuadernillo de Madrid de su periódico, quisiera hacer algunas puntualizaciones sobre la situación que plantea el señor Atienza, firmante de la carta.Es cierto que en la estación de La Serna, de la línea C-5 de Cercanías, se están realizando obras para modernizarla y adecuarla a las necesidades de los 19.000 viajeros que utilizan a diario esta estación.

Entre otras cuestiones, a la hora de realizar el proyecto se tuvo especialmente en cuenta la eliminación de barreras arquitectónicas. Para salvarlas se están instalando plataformas elevadoras en los dos vestíbulos que se han construido, lo que ya se puede apreciar dado lo avanzado de las obras.

Estas plataformas van a permitir que las personas con movilidad reducida puedan llegar tanto a los dos vestíbulos que dan acceso a ambos andenes como a las dos zonas de la ciudad, ya que el paso inferior de la estación, que también se está acondicionando, es al mismo tiempo un paso urbano que permanecerá abierto durante las 24 horas del día.

Además, se está instalando una rampa para salvar el desnivel que existe entre el vestíbulo situado en la zona este de la población y el andén del sentido Madrid-Atocha.

Por tanto, creemos que los problemas de movilidad quedan resueltos para aquellas personas que la tienen limitada, aunque no sea exactamente por medio de rampas, sino por sistemas mecánicos, lo que, por otra parte, incide en la confortabilidad de los desplazamientos.

Estos aspectos de las obras que hemos acometido significan un incremento de la calidad de los servicios que ofrecemos a nuestros clientes, lo que, en definitiva, es el motivo que nos mueve como responsables del servicio de Cercanías de Renfe.

Confiamos en que estas puntualizaciones despejen las posibles dudas del señor Atienza en relación con las obras que se están realizando en la estación de La Serna, de la que, según se deduce tras leer su carta, es cliente habitual, lo que agradecemos especialmente.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 1997