Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los camioneros desmontan la última barricada en las carreteras francesas

La última de las más de 190 barricadas que los camioneros franceses llegaron a mantener durante la semana pasada en los puntos neurálgicos de las carreteras cayó en Chalon sur Saone, minutos antes de las cinco de la tarde de ayer, abrumada por el peso de su soledad y de la evidencia misma de la derrota, sin necesidad de recibir la visita de los antidisturbios de CRS (Compañías Republicanas de Seguridad).

Los irreductibles que pasaron la noche apuntalando las 17 barricadas salvadas del desmoronamiento general fueron retirándose paulatinamente a lo largo de la mañana tras comprobar, desalentados, lo abrumador del repliegue y la inutilidad de los llamamientos sindicales a la resistencia.Antes, quemaron con gesto airado los carnés de las centrales firmantes del acuerdo con la patronal y se conjuraron para continuar la pelea en sus empresas. Algunos de ellos, asalariados de la sociedad Vialocation d'Orly, cercaron a continuación su propia factoría bloqueando los movimientos de casi un centenar de vehículos pesados. Varios dirigentes de las centrales opuestas al acuerdo, singularmente de Fuerza Obrera y de la CGT, invitaron ayer a sus afiliados a reinstaurar el bloqueo a partir de mañana pero estos llamamientos tienen un tono más bien testimonial que refleja la cólera reinante en sus filas por la supuesta "traición" de la central mayoritaria, la CFDT, y que responde, quizás, a la proximidad de las elecciones sindicales.

La vuelta a la normalidad se desarrolla con tal celeridad que el reabastecimiento de las 18.000 gasolineras francesas puede producirse este mismo lunes. Según el ministro de Economía, Dominique Strauss Kahn, el impacto del bloqueo no tendrá efectos apreciables en el crecimiento. Pese a las críticas recibidas -el propio presidente de la República Jacques Chirac reclamó que se asegurara el tráfico internacional, el Go bierno de la "izquierda plural" y las figuras del primer ministro, Lionel Jospin, y del ministro de Transportes, Jean Claude Gayssot, parecen haber salido bien librados de esta prueba.

La huelga de 12 días, que estuvo a punto de colapsar la economía francesa hace un año dejando al descubierto la debilidad del Gobierno conservador de Alain Juppé, está muy fresca en la memoria de la ciudadanía francesa y es un punto de comparación inevitable. Cortesía obliga, Jacques Chirac se ha felicitado de la actuación gubernamental. Según el ministro de Transportes, la liberación del mercado europeo, previsto para julio de 1998, exige una armonización social previa de ese sector, ya que, en caso contrario, "sólo cabe esperar un nuevo estallido del conflicto".

[En España, la Dirección General de Tráfico permitirá la circulación de camiones por las carreteras nacionales hoy domingo, de manera excepcional, según informa Europa Press de fuentes de este organismo. Tráfico justifica esta decisión en la necesidad de "facilitar al máximo el libre desplazamiento de los vehículos pesados españoles y portugueses". Habitualmente no pueden circular en domingo los vehículos con un peso autorizado superior a 7.500 kilogramos, los de mercancías peligrosas con más de 3.500 kilos y los vehículos articulados.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1997

Más información

  • Economía prevé que no afecte al crecimiento