La oposición argelina boicoteara la constitución de los ayuntamientos

El régimen argelino ha decidido responder con mano dura a las protestas de los partidos de la oposición, que se han echado a la calle contra el fraude en las pasadas elecciones locales y han anunciado que boicotearán la constitución de los nuevos ayuntamientos y gobiernos provinciales. En su tradicional discurso del 1 de noviembre, aniversario de la rebelión contra el poder colonial francés, el presidente Liamín Zerual advirtió que no tolerará "actividades políticas al margen del orden constitucional".

Zerual se refería sin duda alguna a la masiva manifestación que el pasado jueves recorrió el centro de Argel para denunciar el fraude en las urnas el 23 de octubre, que dieron la victoria al principal partido en el poder, la Agrupación Nacional Democrática (RND), fundado la pasada primavera por los seguidores del presidente argelino. El jefe del Estado rechazó también cualquier posibilidad de solución política a la crisis desatada tras los comicios y las exigencias de la oposición de anular las elecciones.Tras el discurso del presidente, los partidos de la oposición se reunieron el sábado en la sede del Movimiento de la Sociedad por la Paz (NISP, islamista moderado) para diseñar una estrategia común frente al régimen. En esta cita también estuvieron presentes los partidos laicos Agrupación por la Cultura y la Democracia y Frente de, Fuerzas Socialistas, mayoritarios ambos en la región bereber de la Cabilia, así como las fórmaciones islamistas moderadas Ennhada y Partido de la Renovación Argelina y el trostkista Partido de los Trabajadores.

En el comunicado final de la reunión se plasmó la decisión conjunta de boicotear la constitución de las Asambleas Populares Comunales (ayuntamientos) y las Asambleas Populares de Wilaya (gobiernos provinciales). Al mismo tierno, los partidos acordaron crear un órgano de coordinación permanente de la oposición.

Los analistas de la prensa de Argel han llegado a hablar de un supuesto "renacimiento del espíritu de San Egidio", en alusión a las reuniones celebradas en Roma hace dos años bajo el auspicio de la comunidad religiosa católica del mismo nombre, y en las que partidos ideológicamente opuestos se concertaron frente al régimen militar para impulsar una salida dialogada a la crisis argelina.

El frente opositor surgido tras las elecciones locales, sin embargo, ya ha empezado a resquebrajarse. El Frente de Liberación Nacional (FLN, antiguo partido único) no asistió a la reunión del sábado, a pesar de haber secundado la manifestación del jueves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de noviembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50