La herencia del PCE

La nueva sede de IU será un inmueble construido sobre un solar municipal cedido a los comunistas

El casado... casa quiere. Izquierda Unida (IU) también quiere tener de una vez por todas la suya. Ahora depende del Ayuntamiento de Madrid. El PCE propondrá en breve a la corporación que apruebe el traspaso a IU de los derechos de superficie sobre un solar municipal que le cedió en su día. Es una herencia que quiere dejar a la organización de Julio Anguita.El terreno, cuya concesión municipal es por 75 años, está situado en una de las zonas más distinguidas de Madrid, la de Arturo Soria, en la calle del Olimpo esquina a la de Silvano. Sobre él se ha construido un moderno edificio dispuesto para su uso, inmediato. Sólo quedan dos trámites: que el Ayuntantamiento apruebe la operación y que IU abone al PCE los 300 millones de pesetas que ha costado el inmueble. Pecata minuta, al menos lo segundo, porque IU está pagando casi tres millones de alquiler por unos pisos que ya no cubren ni sus necesidades más mínimas.

El estruendo de la batalla no permitió oír los pífanos, pero el mismo comité ejecutivo del PCE que el 4 de septiembre discutió con ardor cómo tenía que resolver IU sus problemas con Nueva Izquierda aprobó también otro punto que, en su momento, pasó inadvertido. Y eso que los servicios informativos del PCE difundieron al día siguiente un comunicado. Así, en relación a la nueva sede", se aprobaba "la recepción del edificio y el traslado del Comité Federal". Pero se añadía que, "teniendo en cuenta que en la actualidad excede a las necesidades del PCE", se ha decidido "ofrecérselo a IU cediéndole el derecho de superficie y la propiedad del nuevo edificio". De aceptar IU, el PCE compraría otro local para su Comité Federal.

El PCE ha tenido siempre una vocación errante. En la clandestinidad, por seguridad, y en la democracia, como reflejo de su pasado. No ha parado con los muebles a la espalda. Su domicilio social, conocido como La Trini por estar en la calle de la Santísima Trinidad, fue vendido en junio de 1989 a Seguros Apolo por 1.275 millones de pesetas, en parte dedicados a pagar su deuda de entonces, calculada en unos 1.000 millones. Total que los comunistas se quedaron al cielo raso y, como cualquier indigente, recurrieron al Ayuntamiento, gobernado por la coalición CDS-PP, y que, con celeridad, sin problema alguno -sólo con la abstención del PSOE-, aprobó el 2 de noviembre de ese mismo año cederles un solar de 1.512 metros cuadrados, valorado al precio de'10.450 pesetas el metro, en el área de Arturo Soria. Un chollo: el precio libre en ella era entonces de 150.000 pesetas el metro. El cánon anual establecido fue, más o menos, de un millón.La concesión provocó alguna polémica y la protesta de los socialistas, que mostraron sus dudas sobre si un partido se ajustaba al perfil de las entidades a las que se dirigía la posibilidad de percibir una de ellas. José Luis Garro, entonces concejal de Urbanismo del CDS, aseguró que sí, con el lógico apoyo del edil del PCE, Francisco Herrera. Pero lo cierto es que ningún otro grupo político se ha visto beneficiado con algo semejante. Mientras tanto, el PCE había comprado por 250 millones su sede de la calle del Marqués de Monteagudo. Poco después, sin embargo, se la vendió a una inmobiliaria cercana ideológicamente y que empezaba a despuntar como constructora de urbanizaciones progres: Rosa de Luxemburgo. Ésta le abonó unos 215 millones, según José María Coronas, responsable de la operación, que añade que el PCE aceptó una hipoteca de 157 y recibió otros 57 más 23 considerados como honorarios de la inmobiliaria por la gestión para la edificación de la calle del Olimpo. En cambio, otras fuentes del PCE hablan de que se percibieron unos 450 millones más su compromiso ocuparse de la constucción mencionada.Sea como fuere, el PCE nunca se ha movido mal en las compraventas. La casa en la que vivió Anguita, antes de pasar al chalé actual, era del PCE, que se la vendió a IU por seis millones en mano más 24 en un crédito, precio que fuentes de la propia organización calificaron de disparatado. Mientras se construía la nueva sede, Rosa de Luxemburgo cedió en alquiler el mismo edificio de Marqués de Monteagudo al PCE. Los retrasos en la construcción de¡ de Arturo Soria han estado varias veces a punto de provocar la anulación de la cesión municipal, pero esto siempre ha sido impedido gracias a los buenos oficios de Herrera.Las demoras y otras circunstancias, que, según las fuentes citadas, están muy relacionadas con el desorden administrativo del PCE, han hecho que la construccción haya finalizado haciendo que el edificio soporte unas cargas superiores a los 300 millones. Según el PCE, el precio por la cesión a IU es de 276 más 41 de IVA. Tampoco sería un mal negocio para IU, que paga un alquiler mensual de 2,8 millones en la calle del General Rodrigo.

Pero las dificultades son otras. La cesión se hizo al PCE y sólo al PCE, que no puede ni alquilar, ni ceder, ni vender, ni abandonar el edificio porque volvería a manos municipales. Por eso ha de presentar una solicitud ante el Ayuntamiento para que modifique el titular de la concesión. Algo, en cualquier caso, bastante insólito, salvo que se demostrara que IU y el PCE son lo mismo, lo que tampoco parece difícil. Fuentes del PCE advierten que, en todo caso, él PCE compartiría con IU el inmueble "al ser parte importante de la coalición".

Nadie parece haber tenido en cuenta, sin embargo, que la construcción se ha hecho en parte con las ayudas de militantes y simpatizantes, sus mil pesetillas, que han ido publicándose en Mundo Obrero. ¿Qué pensarán ellos?

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50