El Ejército argelino dice que libios, marroquíes y tunecinos luchan con el GIA

(EFE), Antiguos voluntarios magrebíes -libios, marroquíes y tunecinos- que lucharon en Afganistán al lado de los guerrilleros de ese país lo hacen ahora en las filas del Grupo Islámico Armado (GIA), según declaraciones de un general argelino a un grupo de periodistas locales.

En un nuevo ataque contra civiles, un comando islámico armado atacó ayer por la mañana a un grupo de 16 escolares y un adulto que se dirigían al colegio en Sidi-Selhan, en el departamento de Blida, a 50 kilómetros al sur de Argel. Los terroristas degollaron a todos.

Los militares argelinos llevaron ayer a la prensa local, por primera vez desde el inicio de la guerra, a un escenario de las operaciones que se libran contra los integristas islámicos. Fue en Uled Allel, a 10 kilómetros del mismo Argel, donde desde hace 11 días el Ejército acosa a comandos guerrilleros allí refugiados.

Uled Allel era hasta hace tres años una aldea en la que vivían 8.000 personas, pero fue abandonada por sus habitantes tras haber sufrido varios atentados integristas, por lo que en ella se refugió un número indeterminado de comandos del GIA.

Toda la zona ha sido minada por los extremistas, por lo que las tropas de choque del Ejército, que tienen como misión ocuparla y limpiarla de explosivos, se ven obligadas a avanzar sostenidas por helicópteros que bombardean el lugar constantemente.

La operación comenzó tras la matanza de civiles ocurrida días pasados en el suburbio de Bentalha, a pocos kilómetros de Uled Allel, donde fueron asesinadas 85 personas según la versión oficial y de 200 a 300 conforme a otras fuentes. El Ejército cree que en este pueblo se esconden los, autores de esta matanza y la de Rais.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta ahora, esta operación ha tenido como frutos la eliminación de al menos 16 extremistas -entre los que figura el emir o cabecilla del GIA para la región de Argel, Abu Abalá Aisa-, el descubrimiento de documentos internos de esa organización y el rescate de algunas mujeres secuestradas.

Veteranos de Afganistán

Uno de los documentos presentados a la prensa por el general que dirige la operación concierne a la presencia de "voluntarios" de nacionalidad libia, marroquí y tunecina, todos ellos veteranos de la guerra de Afganistán.Otro documento contiene una relación de armas y pertrechos adquiridos por el GIA con el oro, las joyas y el dinero que consiguen mediante la extorsión a comerciantes y particulares, o robos en los asaltos a poblaciones y caseríos.

La nota revela con detalle ese trasiego y establece el "baremo" por el que se rige la compra de armas. Un fusil Kaláshnikov cuesta 100 gramos de oro; una metralleta Uzi, 138 gramos, y una pistola de 9 milímetros, 12.000 dinares (unos 250 dólares).

El Gobierno argelino, a través de su embajador en Roma, pidió ayer "explicaciones" al ministro de Exteriores italiano, Lamberto Dini, por su oferta de mediación en el conflicto de este país magrebí. Argel rechaza cualquier injerencia extranjera.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS