Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 alumnos de Aragón van a la "huelga" ante la falta de autobús para ir a la escuela

El secretario del PP regional apoya la rebelión, que afecta a 40 municipios

Si la carrera contrarreloj que emprendieron la pasada semana la Dirección Provincial de Educación en Zaragoza y la Delegación del Gobierno en Aragón no conduce a ningún acuerdo, 3.000 alumnos de la comarca de Calatayud tienen previsto quedarse en casa y no asistir a clase hoy, primer día de curso en secundaria. La postura de los escolares está apoyada por los padres, 40 alcaldes de la zona y el alcalde de Calatayud, Fernando Martín, que además es el secretario regional del PP en Aragón. No hay autobuses para trasladar a los escolares.

La falta de autobuses para transportar a los niños ha dominado el comienzo de curso en la provincia de Zaragoza y ha provocado el conflicto más grave en un año escolar, en el que se han denunciado la supresión de ciclos en vanos institutos, traslados a última hora de profesores, falta de material en varios centros y obras sin concluir en otros.Cuando el pasado lunes comenzaron las clases en primaria, 46 niños de la comarca de Calatayud esperaron inútilmente que el autobús les recogiese en sus pueblos para ir a la escuela. Hoy esa cifra se incrementaría en 500 más. Otro tanto les pasó a 14 niños de cuatro pueblos de las Cinco Villas y a varios más del Bajo Aragón turolense. La Plataforma por la Defensa de la Enseñanza Pública cifra en más de 1.000 los escolares que no han podido iniciar el curso por a falta de transporte.

Autobuses del Ejército

El director provincial afirma que si no se arregla el conflicto hoy habrá 1.232 niños zaragozanos sin clase. Estos hechos ocurren cuando ya se habían amortiguado las protestas que en años pasados pusieron en pie de guerra a los padres que se negaban a que sus hijos abandonasen el pueblo para cursar la LOGSE.

Los padres achacan a una imprevisión del Ministerio la falta de acuerdo con las empresas transportistas. Éstas alegan pérdidas y han colocado en una posición difícil al director provincial de Zaragoza, Alfonso García Roldán, quien asegura que chantajean. El subdelegado del Gobierno terció en el conflicto cuando varios padres denunciaron a la Guardia Civil el incumplimiento del derecho constitucional de que sus hijos reciban una educación. La Delegación dice que si se cede a los precios que imponen los transportistas, las rutas que ya están cerradas y se pueden poner en pie de guerra y en lugar de 14 problemas pueden elevarse a 150. Como muestra un ejemplo; para la misma ruta un empresario pedía 20.000 pesetas y otro 7.500.

Este fin de semana el subdelegado ha permanecido en la comarca atando precios. Cuarenta alcaldes se reunían para apoyar las protestas y el de Catalatayud, esgrimía su condición de autoridad en el PP para reclamar ayuda al Gobierno de Aragón, que no tiene todavía competencias y declaraba: "Yo entiendo a los padres. Quieren que pase un autobús a recoger a sus hijos para llevarles y traerles de la escuela. A mí, que no me gustan las huelgas en este caso les apoyo".

El portavoz de la APA comarcal era más contundente: "El Ministerio lo tenía que haber solucionado antes". Por su parte, el director provincial reconocía que late un problema de orden público, pero mostraba su impotencia cuando dijo el jueves: "O ponernos autobuses de la Guardia Civil o el Ejército o no se cómo arreglarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 1997