El astronauta Lazutkin se confiesa culpable del incendio en la 'Mir'

La NASA anuncia que potenciará su colaboración con Rusia

Alexandr Lazutkin -el ingeniero de la tripulación de la Mir que volvió recientemente a la Tierra y que ostenta el récord de percances sufridos en órbita- ha reconocido que al menos dos de los graves problemas que tuvo el laboratorio espacial ruso en el último medio año se deben a él. Lazutkin se ha declarado culpable del incendio en la estación orbital el 23 de febrero pasado y de la desconexión del ordenador principal, el 16 de julio.

"Fui yo el que causó el incendio", dijo Lazutkin en una entrevista concedida al popular diario Komsomólskaya Pravda. Aquel siniestro que estuvo a punto de hacer abandonar definitivamente la estación orbital sucedió cuando los tripulantes estaban usando el generador de oxígeno de combustible sólido. Tenían que encender una pastilla y así lo hizo Lazutkin, pero "en lugar de generar oxígeno comenzó un proceso anormal". Las llamas quemaron el saquito de protección situado sobre la pastilla, precisamente para impedir que el fuego se extienda si comienza un incendio. "Fue como una erupción volcánica", recuerda el astronauta.La situación se complicó, además, porque había en la Mir más cosmonautas de lo normal: acababa de llegar la tripulación de relevo -Lazutkin y Vasili Tsiblíyev-, con el alemán Reinhold Ewald, y se mantenía la anterior -Valeri Korzun y Alexandr Kaleri- con el estadounidense Jerry Linenger. Afortunadamente el humo no era tóxico y después de tres o cuatro horas se esfumó. Sólo resultó herido Korzun: quemaduras en ambas manos.

La culpa de que el jueves 17 de julio amanecieran a oscuras y con frío en la Mir es de Lazutkin y no de Tsiblíyev, como se había dicho cuando ocurrió el percance. "El cable lo desconecté yo", afirma. Cuando comenzaron a prepararse para salir al módulo Spektr, despresurizado después del choque contra una nave de carga el 25 de junio, recibieron desde la Tierra un mensaje de cinco páginas, en las que se explicaba qué cables había que desconectar y en qué orden para entrar en el módulo. "No estaba lo suficientemente concentrado, miré otra página y desconecté el maldito cable", confiesa Lazutkin. Tras este incidente, en Tierra comprendieron que no se podía encomendar la tarea de repararación a los agotados Lazutkin y Tsiblíyev -con una arritmia cardiaca-.

Por su parte, la NASA ha anunciado que potenciará su colaboración con Rusia en el campo espacial a pesar del estado de la estación Mir, informa, Efe. "La importancia de este programa no puede ser subestimada", señaló el jefe del programa NASA-Mir, Frank Culbertson, en la presentación de la misión del transbordador Atlantis, que la semana próxima irá a la Mir. La NASA reaccionó así a pesar del informe bastante negativo de su inspectora general, Roberta Gross, enviado el pasado día 12 a la Cámara de Representantes, en el que se indica: "En el curso de los últimos meses, el nivel de riesgo asociado a las operaciones de la Mir ha aumentado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de septiembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50