Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda aliviará la carga fiscal de las 'pyme', pero aumentará su control

Las empresas que facturen menos de 100 millones de pesetas y que declaren el impuesto sobre la renta por el sistema de módulos verán aliviada su carga fiscal, pero tendrán que someterse a un mayor control por parte de Hacienda. Se primarán la inversión y el empleo, pero será necesario guardar las facturas y llevar un registro. El secretario de Estado de Hacienda, Juan Costa, señaló ayer, en la presentación de estas medidas, que la reforma de la fiscalidad del ahorro se incluirá dentro de la nueva Ley del IRPF que se aprobará el año próximo.

Costa presentó ayer -junto al secretario de Estado de Comercio, José Manuel Fernández Nomiella- las más de 60 propuestas para la reforma de la fiscalidad de las pequeñas y medianas empresas que ha elaborado una comisión interministerial y que, en su mayor parte, están asumidas por Hacienda y se aplicarán ya el año que viene. Según el secretario de Estado de Hacienda, estas medidas persiguen primar el esfuerzo inversor de los empresarios y estimular lacontratación estable.De los diferentes sistemas de tributación en el IRPF a los que pueden optar los empresarios, Hacienda podrá el listón en los 100 millones de pesetas de facturación. Quienes lo superen tendrán que determinar su beneficio de acuerdo a las normas del impuesto de sociedades y ajustar su contabilidad al Código de Comercio.

Aquéllos que no superen esa cantidad podrán deducir de los ingresos la totalidad de los gastos, incluyendo las amortizaciones, y sus obligaciones formales se limitan a los libros registro, de ingresos, gastos e inversiones. Desaparece, así el sistema de estimación objetiva por coeficientes que pasa a integrarse en el sistema de estimación directa.

El tercero de los sistemas vigentes, el de módulos, también se modifica. En esencia, se trata de que estas empresas se puedan acoger a los beneficios generales para la inversión -deducción de las amortizaciones- y la creación de empleo. Estos empresarios tendrán, como hasta ahora, la obligación de emitir y guardar facturas pero deberán llevar un libro registro para facilitar el control fiscal. En el sistema de módulos, donde las empresas tributan en función de la superficie del negocio, la potencia instalada o el número de empleados, es donde se ha detectado un mayor fraude, en especial en el IVA.

Tras conocerse estas medidas, la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) hizo ayer "una valoración muy positiva", según un comunicado. En su opinión, "ponen de manifiesto la sensibilidad del Gobierno por la problemática fiscal de las pymes" y suponen "una adaptación a la realidad económica" de estas empresas.

CEPYME espera que el Gobierno sea sensible a la demanda de que se establezca un tipo máximo en el IRPF para las pequeñas de reducida dimensión empresas que existe en el impuesto de sociedades (30%). El Gobierno ya aprobó que los primeros 15 millones de beneficios tributen al 30%.

Costa señaló que la reforma fiscal del ahorro se limitará en los Presupuestos de 1998 a la tributación de los instrumentos a largo plazo, como los planes y fondos de pensiones. En cuanto a los fondos de inversión y los depósitos a plazo, la intención es que se incluyan en la reforma del IRPF que se quiere aprobar en 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997

Más información

  • Se aplaza la reforma de la tributación de fondos de inversión