Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander obtendrá una plusvalía de 200.000 millones con la venta del 8% del First Union

Emilio Botín ha pilotado un nuevo pelotazo financiero. El Banco Santander, que preside, anunció ayer que se va a desprender, mediante una oferta pública de venta de acciones, del 7,9% que aún posee en el First Union, sexto banco estadounidense. Por esta operación, que superará los 300.000 millones, el banco podría alcanzar unas plusvalías cercanas a los 200.000 millones. Pero éstos no son los únicos réditos de su aventura en EE UU. Entre el 7 de agosto de 1996 y el de 1997 ya se había desprendido del 3% del First Union, con plusvalías de 50.000 millones.

Seis años y medio ha durado la inversión directa del Santander en un banco estadounidense. Corría marzo de 1991, momento de problemas generalizados en el sector financiero de EE UU, cuando Emilio Botín decidía comprar el 13,5% del First Fidelity, con una opción por un 10,1% adicional. Poco después la hizo efectiva, e incluso la incrementó, hasta un máximo del 30%.Ello le otorgó una posición de privilegio en la fusión entre First Fidelity y First Union, operación efectuada en junio de 1995 y que dio lugar al sexto banco de EE UU. El Santander pasó a controlar el 11,4% de este nuevo grupo financiero.

Pero esta participación no duró mucho. El 7 de agosto de de 1996 (con el dólar a 126 pesetas y la acción del First Union en 32 dólares), inició la desinversión. El Banco Santander vendió el 1,3% por 28.629 millones de pesetas y unas plusvalías de 14.026 millones.

En noviembre del año pasado (con el dólar a 127 pesetas y la acción en casi 36 dólares), se desprendió de un 0,8%, con unas plusvalías de más de 10.700 millones de pesetas.

Venta escalonada

Otro 7 de agosto, el de este año, vendió un 0,9% más, con el dólar a 157 pesetas y la acción en 48,5 dólares. En esta ocasión, las plusvalías ascendieron a 25.200 millones.

Ayer, el Banco Santander anunciaba su adiós al First Union, justo en uno de los momentos más altos de su cotización. Se desprenderá del 7,9% que le quedaba a través de una OPV. En concreto, esta oferta de venta afectará no sólo al paquete del Santander (44,7 millones de acciones), sino a parte del First Union, que pondrá en el mercado 7,5 millones de sus acciones. Fuentes de este banco estadounidense, que tiene unos activos de más de 25 billones de pesetas, manifestaron ayer que "entienden la operación" del grupo español.

Su portavoz, Jeep Boynat, recalcó a Efe que mantienen "unas excelentes relaciones con el Santander". Ambas entidades siguen perteneciendo a la red lbos de intercomunicación bancaria.

El valor de venta de ese 7,9% del First Union aún no es conocido, puesto que depende del proceso de fijación de precio de la OPV. No obstante, fuentes financieras calculan (teniendo en cuenta que el dólar está en torno a las 151 pesetas y la acción del First Fidelity en 48 dólares) que superará los 300.000 millones. Ello significa que las plusvalías para el Santander se acercarían a los 200.000 millones.

En resumen: con las cuatro ventas sucesivas, el grupo que preside Emilio Botín se habrá embolsado unos 250.000 millones de pesetas en plusvalías por esta operación en Estados Unidos. Y eso sin contar dividendos o las plusvalías generadas en el proceso de fusión entre el First Union y el First Fidelity.

La colocación de las acciones irá destinada a inversores norteamericanos e internacionales y estará dirigida por un grupo asegurador encabezado por Morgan Stanley Dean Witter, Goldman Sachs, Santander Investment Securities, UBS Securities, y Wheat First Butcher Singer. Los tres primeros actuarán como coordinadores globales de la operación y UBS Securities lo hará como asesor financiero del First Union.

Todo este proceso contará con el apoyo directo del equipo directivo del Banco Santander. Uno de ellos, posiblemnete Juan Rodríguez Inciarte, intervendrá en el road show que acompanará a la OPV. Juan Rodríguez Inciarte era consejero del Banco Santander en el First Union.

Ahora se abre un interrogante. ¿Cuál será el destino de este dinero? El Santander se limita a decir que esa riada de millones "irá a fortalecer las provisiones y los ratios de capital del grupo".

Los analistas consultados coinciden en que uno de los destinos lógicos es amortizar el fondo de comercio de las inversiones realizadas en los bancos latinoamericanos. Con ello, al margen de mejorar ratios, el Santander se aseguraría una menor dotación por este concepto en los años próximos, lo que incidiría en un fortalecimiento de la cuenta de resultados.

Participaciones

Los analistas también recuerdan que la llegada del euro está próxima, que puede provocar una auténtica convulsión bancaria y que a Botín le gusta estar bien colocado. Además, el Santander podrá respaldar inversiones en entidades en proceso de privatización o en los sectores de telecomunicaciones, televisión y eléctrico, en los que ya está colocado. El banco es accionista destacado de Endesa o Antena 3, fluctuante de Telefónica y ha reconocido recientemente su interés por Argentaria.

Las últimas inversiones del Santander se han producido, no obstante, en Latinoamérica. El pasado 15 de agosto anunció la compra del paquete de control (un 51%) del brasileño Banco Noroeste. Esa adquisición se cerró a un precio de 500 millones de dólares, unos 78.000 millones de pesetas. Tras la operación, Botín declaró que "queda completado básicamente el programa de inversiones del Santander en Latinoamérica".

El Grupo Santander tiene inversiones, dentro de la región, en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú Uruguay o Venezuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997

Más información

  • El banco ya logró otros 50.000 millones por desprenderse del 3% del sexto banco de EEUU