Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Melilla acusa a Rabat de facilitar la entrada de emigrantes

El Gobierno de Melilla tiene "la más que fundada sospecha de que Marruecos facilita la entrada de inmigrantes desde su territorio". Así lo declaró ayer Antonio Ramírez, jefe de prensa de la ciudad autónoma, que afirmó que "no hay voluntad de Marruecos de colaborar". Mientras tanto, más inmigrantes siguen intentando cruzar el Estrecho en patera. El cadáver de uno fue localizado el martes en las costas de Cádiz.

"No sería posible que tantos inmigrantes atravesaran la frontera de Melilla si no hubiera colaboración de las autoridades locales marroquíes" afirmó ayer Antonio Ramírez, que apuntó incluso la posibilidad de que los agentes cobren "gratificaciones" de los inmigrantes. Al hacer esta denuncia, el portavoz de la ciudad autónoma se basa no sólo en sospechas, sino "en los testimonios de los centroafricanos", que pagan hasta 400.000 pesetas por un viaje "cuyo último paso es llegar a Melilla".La permisividad de las autoridades marroquíes encargadas de custodiar los 9,5 kilómetros de frontera podría ser, según Ramírez, "una fórmula de presión para conseguir Ceuta y Melilla", las dos ciudades en el norte de África que el reino alauí no reconoce como españolas.

La entrada de inmigrantes en Melilla, según Ramírez, sería "fácil de evitar" si se contase con la colaboración marroquí, que, al no existir, "propicia que el número sea excesivamente alto", casi un millar en la actualidad. Para evitar que aumente un problema que Melilla "no genera, pero padece", Ramírez apeló "a la buena voluntad de Marruecos para que, de una vez por todas, cumpla el tratado de readmisión" que firmó en 1992 y que ha aplicado una sola vez, lo que permitió la expulsión de 16 inmigrantes. Una cifra mínima si se compara con los más de 3.000 que han entrado desde entonces.

Gestiones con Argelia

La situación es especialmente difícil para los argelinos, "más, por lo menos, que para los centroafricanos, que tampoco lo tienen fácil", pero son trasladados a la Península en programas de acogida. Por este motivo, y según pudo saber ayer este periódico, han comenzado ya las gestiones entre el Gobierno español y el de Argelia -en un clima que parece favorable- para firmar un tratado de readmisión con el país magrebí.

Mientras algunos inmigrantes llegan a pie a Melilla, continúa el goteo de quienes intentan alcanzar la Península en pateras. El cadáver de uno de ellos fue hallado por un submarinista el martes por la noche en la costa de Cádiz.

Los indicios apuntan a que el fallecido, de unos 25 años, era uno de los ocupantes de la patera que el lunes colisionó con una patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera. Desde el fin de semana, son ya 57 los inmigrantes detenidos en el Campo de Gibraltar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 1997

Más información

  • Hallado en Cádiz el cadáver de un ocupante de una patera