Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT acusa al Ejecutivo de romper el diálogo social

El Gobierno ha apostado por la ruptura del diálogo social y por dar satisfacción a "la familia conservadora más recalcitrante", señaló ayer a Efe el secretario de Comunicación de UGT, Antonio Ordoñez, quien añadió que el proyecto de Presupuestos para 1998 es "profundamente insolidario".El Ejecutivo, a juicio de Ordoñez, "está llamando a la confrontación" en asuntos como la educación, la sanidad y los Presupuestos para el año que viene, "que están diseñados a favor de los que más tienen y exigiendo sacrificios a los más débiles".

El dirigente de UGT consideró que el Gobierno "hace negocio e ideología con la educación y la sanidad", por lo que los sindicatos "estamos cargados de razón para decir que no estamos dispuestos a consentir estas tropelías de la derecha más reaccionaria de toda Europa".

Ordoñez aseguró que el Gobierno "no controla la inflación a través de políticas estructurales, por lo que en cualquier momento se les va de las manos y, para justificarlo, buscan un chivo expiatorio, que son los salarios".

Rechazó que los salarios negociados en convenio (que, según sus datos, recogen subidas medias del 3%) amenacen las previsiones de inflación del Gobierno (el 2,2% para este año), asegurando que con esos aumentos se está impulsando el consumo y, por tanto, el empleo. Por ello, UGT seguirá apostando por subidas de salarios "moderadas", que, sin agotar las ganancias de productividad, permitan mejoras en el poder adquisitivo.

Economía sumergida

Ordóñez añadió que el Gobierno "no tiene política'.' para resolver el problema del paro, por lo que sí se está creando empleo es "por razones ajenas" a la actuación gubernamental.

Además, dijo, "como empleador, el Gobierno se está dedicando a destruir empleo a través de la privatización de empresas" y a "negar el pan y la sal a los funcionaríos". Por contra, "a la banca y a las empresas, que están haciendo su agosto, el Gobierno no les pide nada", concluyó.

Por otra parte, Comisiones Obreras acusó a la Administración de "complicidad" en la existencia en España de los mayores índices de economía sumergida del mundo desarrollado, después de Italia, al contar con una actividad no registrada oficialmente superior al 20% del producto interior bruto (PIB).

Este sindicato asegura que este "elevado índice" de economía sumergida "solamente es explicable desde la complicidad de la Administración española conocedora en muchos casos de esta actividad" y añade que la "permisividad" de ésta con la misma, "está contribuyendo a agravar la ya alta precariedad laboral" en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de agosto de 1997