Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores españoles de dibujo animados crean una asociación

Para revitalizar la animación en España y salir de los límites de país de servicios para productores extranjeros de dibujos animados acaba de nacer la Asociación Española de Productores de Animación (AEPA). "Hay que romper el autismo en el sector", anuncia su presidenta, Sonia Llera. Más de 30 empresas se han unido a la AEPA, que celebrará una nueva junta después del verano y cuya sede está en Valencia. Entre sus primeras tareas figuran un censo de profesionales y un informe sobre el volumen de producción y negocio.

El pasado 14 de abril, los productores españoles de animación que acudieron al mercado intemacional de la televisión de Cannes (MIP TV) decidieron sentar las bases de un proyecto que llevaban comentando hacía tiempo en otros mercados y festivales: una asociación de empresas españolas dedicadas a los dibujos animados. Los asistentes valoraron las ventajas que esto supondría para articular medidas que beneficiaran a un sector desprotegido oficialmente y para facilitar una mayor comunicación entre las distintas empresas.La idea se materializó los días 6 y 7 de junio, con la celebración en Valencia de la primera junta de la Asociación Española de Productores de Animación (AEPA), en la que se aprobaron los estatutos fundacionales y se eligió un equipo directivo. La presidenta es Sonia Llera, de Tijuana Filins (Cuttlas). El vicepresidente es Paco Rodríguez, de P&P Multimedia (Koki, Torpedo) y son vocales Myriam Ballesteros (Memé y el Sr. Bobo), Jordi Amorós (Koki) y Carlos Alfonso.

La AEPA estará vinculada a la FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España), en la que ya figuran algunos productores de animación, entre ellos BRB (Willy Fogg) y D'Ocón (Los Fruittis), muy introducidos en el mercado internacional.

"Creemos que los dibujos animados deben estar apoyados y protegidos por el mundo oficial de la cultura al igual que lo están los largometrajes de ficción", afirma la presidenta de AEPA, que pretende integrar a todos los profesionales de la animación, grandes y pequeños, para incentivar la industria a todos los niveles.

"La animación es un sector muy castigado. Los animadores españoles trabajan para series extranjeras o ideas de aquí se producen fuera. Cuesta mucho sacar a pantalla producciones íntegramente españolas. Los productos de animación son a muy largo plazo y muchos se quedan en el camino. Las series cuestan tres años como mínimo, si quieres hacer algo serio y con entidad, con historias cuidadadas. Hacer dibujos estándar es más rápido y para las multinacionales es muy fácil", cuenta Myriam Ballesteros.

Entre los objetivos prioritarios de AEPA figuran: un censo de profesionales que permita flexibilizar el mercado laboral y artístico; un informe sobre el volumen de negocio que desarrolla el sector (puestos de trabajo generados directa o indirectamente, inversión y facturación, ventas, presencia en mercados, difusión en televisión ... ; solicitar al Ministerio de Educación y Cultura el reconocimiento oficial de la animación como género, y fomentar coproducciones con países europeos y latinoamericanos.

La presentación internacional de la AEPA se producirá en el próximo Foro Cartoori, que se celebrará en septiembre en Arlés (Francia), contando con los auspicios del programa Media de la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997