Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Viajando por Austria

El pasado día 8 de junio nos ocurrió un hecho tan penoso como impensable en sociedades modernas y miembros de la Unión Europea.Viajando por Austria, provenientes del aeropuerto de Salzburgo, tuvimos la oportunidad de conocer Ia amabilidad de los agentes fronterizos de ese país.Nuestro pecado consistió en recorrer un tramo de aproximadamente dos kilómetros por la autovía (hasta el puesto fronterizo con Alemania de Suben) sin disponer de la preceptiva viñeta o peaje obligatorio, cuya existencia desconocíamos por falta de una información adecuada.

El castigo correspondiente, una multa de 165 marcos (unas 13.500 pesetas) y la retención ilegal de nuestra documentación hasta que hiciésemos efectivo el pago (incluyendo el pasaporte de un magistrado de la Sala. de lo Social del TSJM y de un lector de la Universidad de Passau), O sea, un secuestro policial en toda regla en plena Unión Europea, con rescate y amenazas incluidos.

Mi pregunta es: ¿es ésta la Europa de la libre circulación de personas? ¿Cree el Gobierno austríaco que se puede adquirir la viñeta en plena autovía y en domingo? ¿O quizá debimos dar la vuelta y circular en sentido contrario para poder comprarla?

En definitiva, perdimos 165 marcos, el humor, gran parte de nuestra conciencia europeísta y las ganas de volver a Austria.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997