Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de Albania, Salí Berisha

El presidente albanés, Sali Berisha, dimitió ayer horas antes de la sesión inaugural de un nuevo Parlamento dominado por sus irreconciliables enemigos socialistas (ex comunistas). En una carta al Legislativo, Berisha dice que abandona la jefatura del Estado para ocupar un escaño como diputado por su Partido Democrático, estrepitosamente derrotado en las elecciones del 29 de junio pasado.La noticia fue saludada con disparos al aire en Tirana y júbilo en Valona, la ciudad sureña cabeza de la revuelta popular que ha acabado con su carrera política. "Declaro mi dimisión irrevocable para continuar mi actividad parlamentaria apoyando los valores y la alternativa en la que creo", dice la carta. El ex cardiólogo, de 52 años, cuya situación era insostenible desde la insurrección de marzo pasado que no pudo dominar, señala que "la crisis de los fondos piramidales, un fenómeno negativo de nuestro gobierno, fue explotada para organizar una rebelión armada comunista".

Se espera que el nuevo Parlamento elija al secretario general socialista, Rexhep Medjani, para reemplazar a Berisha en la jefatura del Estado. Los socialistas y sus aliados electorales centristas controlan 118 de los 155 escaños. El partido de Berisha, que en las elecciones fraudulentas de mayo de 1996 obtuvo 122 diputados, se ha desplomado a 24 tras los comicios de junio, cuartos tras la caída del régimen estalinista de Enver Hoxa y considerados aceptables por la OSCE.

La primera tarea del nuevo Parlamento será restaurar el orden en un país descompuesto y en buena medida a merced de bandas de pistoleros armados hasta los dientes con el producto de los saqueos de arsenales y cuarteles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1997