Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una película porno causa un incidente diplomático entre París y Riad

Los telespectadores saudíes y de otros países árabes contemplaron el sábado pasado, a media tarde, un programa inimaginable en esa región del mundo. Canal France International (CFI) debía emitir un documental sobre la naturaleza, pero en su lugar aparecieron en pantalla las imágenes de una película pornográfica, Club privado en Portugal, y el sonido de un debate radiofónico que se desarrollaba en París. Los embates amorosos con fondo de discusión política duraron apenas un cuarto de hora, lo suficiente para crear un incidente diplomático. Arabsat (Organización Árabe de Comunicación por Satélite) ha prohibido las emisiones de CFI, el Gobierno francés ha pedido excusas por el "error técnico" y una comisión oficial viajará a Arabla Saudí para calmar los ánimos.CFI es un banco de programas financiado con fondos públicos que Francia utiliza para difundir su imagen y su lengua en el extranjero. Su presencia en los países árabes cuenta con todo el respaldo del Quai d'Orsay (Ministerio de Asuntos Exteriores), deseoso de recuperar una cierta influencia en la región. Cada una de las emisiones es previamente visionada por una comisión especial que veta cualquier elemento potencialmente ofensivo para la moral islámica. Pero nadie podía prever que el sábado se cruzaran varias señales en los controles de France Telecom, empresa encargada de emitir las distintas programaciones de CFI: el porno que Canal Plus emitía hacia la Polinesia saltó sobre el documental educativo y se mezcló con sonido radiofónico, por razones aún desconocidas.

Pretexto

"Lamentamos profundamente el incidente. Comprendemos perfectamente y compartimos plenamente la emoción suscitada en Arabia Saudí y en general en el mundo árabe", declaró ayer en París el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jacques Rummelhardt. "Asumimos plenamente nuestras responsabilidades y hemos abierto una investigación interna", indicó a su vez France Telecom.Arabsat y el gobierno saudí consideran la emisión del fragmento de Club privado en Portugal como "un insulto a la moral islámica" y han anunciado la cancelación del contrato que permitía a CFI acceder a las parabólicas árabes. La tremenda reacción y la ruptura de contrato con la sociedad francesa podrían, sin embargo, basarse en razones no exclusivamente morales. Arabia Saudí (donde Arabsat tiene su sede y su principal fuente de financiación) invierte desde 1996 fuertes sumas en dos canales por satélite, Middle East Broadcasting y Arab Radio Television, para difundir las posiciones del wahabismo (la estricta corriente islámica que rige la vida de los saudíes) en el mundo árabe. Según dijeron fuentes de CFI al diario Libération, Riad deseaba desde hacía tiempo acabar con las emisiones francesas y reforzar las suyas. Club privado en Portugal podría ser una buena excusa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 1997