Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La montaña rusa donde ocurrió el accidente es la más inclinada del mundo

Antonio David Vila Campos, de 32 años y natural de Canarias, falleció en la tarde del sábado en el parque de atracciones de Port Aventura al salir despedido de la atracción Stampida, la montaña rusa de madera de más inclinación del mundo, que fue instalada en el parque esta temporada. El hombre salió proyectado de la vagoneta en la que viajaba en el punto de máxima velocidad, 72 kilómetros por hora, tras una pronunciada pendiente. El parque abrió ayer sus puertas con total normalidad, si bien la atracción está clausurada.

Familiares del fallecido se trasladaron ayer desde Las Palmas de Gran Canaria a Tarragona para hacerse cargo del cadáver. Vila, junto con otros compañeros, había participado en un curso de peluquería y estética en Barcelona.Stampida es la montaña rusa de madera más larga de Europa. Consta de dos carriles de vagonetas que compiten entre sí durante el trayecto, que dura dos minutos y medio. Una de las particularidades de la atracción es la velocidad que alcanza, 72 kilómetros por hora. Se trata de la montaña rusa de madera de dos vías con más inclinación del mundo -128%, que equivale a 52 grados-, cuyas curvas también son las que tienen más peralte. El punto de máxima altura es de 26 metros y está capacitada para transportar a 2.500 pasajeros cada hora. De parecidas características hay otras 50 montañas rusas en el mundo.

El accidente mortal se produjo en la bajada donde las vagonetas alcanzan la máxima velocidad y giran hacia la derecha. El fallecido viajaba en la penúltima vagoneta y salió despedido por el lado interior de la curva para caer desde una altura de unos tres metros. Fue trasladado inmediatamente al hospital de Santa Tecla, en Tarragona, pero murió por el camino. En el centro hospitalario se le apreció politraumatismo.

Las vagonetas de Stampida tienen un sistema de sujeción individual, para cada pasajero, de tipo mecánico, no hidráulico. Josep María Brugués, portavoz de Port Aventura, precisó que cada barra tiene siete puntos de anclaje -a la altura de la cintura- y que empleados del parque comprueban la correcta sujeción de las barras antes de cada salida. Las mismas fuentes apuntaron que si se produce un fallo en la sujeción de alguna barra se origina un bloqueo que imposibilita la puesta en marcha de la montaña rusa.

De acuerdo con la versión de los responsables del parque, cuando la vagoneta en la que iba el accidentado llegó al final del viaje, la barra de sujeción estaba trabada, por lo que consideran que el sistema de seguridad funcionaba. La atracción era revisada cada día y no se había detectado ningún fallo.

Agentes de la Guardia Civil, por orden del Juzgado de Instrucción número 5 de Tarragona que ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente, inspeccionaron en la tarde del sábado las instalaciones de la montaña rusa. Portavoces de Port Aventura precisaron que técnicos de la empresa que montó la atracción, la firma norteamericana Custom Coastere Corporation, se desplazarán a Tarragona para inspeccionar la montaña rusa.

Las mismas fuentes apuntaron que una de las razones por las que decidieron la instalación de la Stampida fue el nulo índice de accidentes en los países en que funcionaba. La montaña rusa fue presentada como la gran novedad de Port Aventura para esta temporada y por ella ya han pasado 500.000 viajeros.

El parque de atracciones de Port Aventura funcionó ayer con total normalidad y la afluencia de público fue la habitual para esta época del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 1997

Más información

  • Port Aventura abrió pese a la muerte de Vila Campos en 'Stampida'