LIBERACIÓN DE COSME DELCLAUX

El sindicato ELA acordó con ETA que no atentara contra la Ertzaintza ni los funcionarios de prisiones

Una delegación del sindicato nacionalista ELA, mayoritario en el País Vasco, se reunió con representantes de ETA en noviembre del pasado año y acordó implícitamente que la Ertzaintza y la cárcel donostiarra de Martutene fueran respetadas como "espacios de distensión", es decir, que no fueran objeto de atentados. A cambio, el sindicato nacionalista, que mantiene una unidad de acción con LAB, sindicato próximo al entorno, de ETA, podría respaldar iniciativas sociales y políticas de la llamada izquierda abertzale, especialmente el acercamiento de los, presos a cárceles de Euskadi. Este pacto implícito quedó roto, y la estrategia conjunta del MLNV con ELA, desactivada en gran parte, cuando un comando de ETA asesinó el pasado 11 de marzo al psicólogo de la cárcel de Martutene Francisco Javier Gómez Elósegui, destacado militante de ELA.

La necesidad de que ETA "pare sus acciones" para avanzar en la unidad política fue el mensaje que transmitieron los dirigentes de ELA a los de LAB en una reunión celebrada tras el atentado en la lo calidad de Gaztelu (Guipúzcoa).Según el acta de la reunión que redactó el sindicato abertzale, cuando los dirigentes de ELA mostraron su profunda decepción porque los compañeros de LAB no condenaran el atentado, éstos les respondieron: "Entre ELA y ETA, nosotros estaremos con ETA, hoy y siempre".

El pacto implícito entre ETA y el sindicato nacionalista fue recordado a los dirigentes de LAB durante una reunión que tuvo lugar en la Casa de Cultura de la localidad guipuzcoana para tratar de situación creada tras el atentado.

Los dirigentes de ELA -José Elorrieta, German Kortabarria José Antonio Zestona- expresaron su "sorpresa" por el asesinato d e Gómez Elósegui, ya que estaban convencidos de que existía un "espacio de distensión", del mismo modo que ELA había asumido participar "a todos los niveles en el tema de los presos", según el acta de la entrevista levantada por LAB. La delegación de este sindicato la formaban su secretario general, Rafael Díez Usabiaga, Txomin Lorca y Jesús Marí Ariznabarreta.

"Es bueno hablar con ETA"

El responsable de comunicación de ELA, Germán Kortabarria, negó ayer que haya habido reunión alguna de su sindicato con ETA. "Al menos, que yo sepa", matizó. "Nadie de esta casa se atrevería a tener ese contacto sin, conocimiento del comité ejecutivo, y no porque hagamos una valoración contraria a que se hable con ETA, que pensamos que es bueno que se haga", añadió Kortabarria.Sobre la entrevista del 20 de marzo pasado con LAB, Kortabarria replicó que no la iba "ni a confirmar ni a desmentir". "Con LAB hemos tenido muchas reu niones y no puedo acordarme de todas", añadió. Al precisarle que ésta se produjo en Gaztelu, así como la fecha y los participantes, entre los que se encontraba él mismo, Kortabarria se escudó en su mala memoria.

En el documento elaborado por LAB sobre la reunión de marzo con el sindicato que dirige Elorrieta, hay una referencia del contacto de ELA con ETA: "Son conscientes de que en esa reunión no se determinó nada, pero entendían que había una sensibilidad al "efecto", afirma. Por ello, los dirigentes de ELA reconocieron a sus interlocutores que la "gran sorpresa" por el asesinato de su compañero Gómez Elósegui se debía, no sólo a su convencimiento de que la cárcel de Martutene era un espacio de "distensión", sino por la persona elegida, cuya muerte significaba "un golpe fuerte" para el sindicato. La víctima, el psicólogo de la prisión de Martutene, era hermano de José Miguel Gómez Elósegui, responsable de prisiones de ELA. Además, se había destacado en la necesidad de promover el acercamiento. de los presos de ETA a Euskadi.

El hecho de que LAIB no condenara este atentado contra un "militante de la distensión", como lo calificó ELA, había sido una "respuesta decepcionante" para este sindicato. Pese a todo, la delegación de ELA anunció que mantendría su línea estratégica: no rnodificaría las ponencias de su congreso y seguiría colaborando en la acción sindical. Sin embargo, el sindicato nacionalista consideraba que en el ámbito político no se daban las condiciones de participación conjunta con LAB. "Mientras no haya garantías mínimas, o el MLNV clarifique su estrategia, nosotros estamos desactivados", dijeron los representantes de ELA en la reunión. Cuatro días después de celebrarse ésta, ELA demandaría a "todas las partes compromisos concretos, muestras inequívocas de voluntad, pasos incluso unilaterales, que hagan palpable la voluntad de, solucionar el conflicto", en clara alusión a una tregua por parte de ETA. LAB calificó de "impresentable" la intención de ELA de condicionar la unidad de acción de ambos sindicatos por el asesinato de Gómez Elósegui y, además, le reprochó que no hubiera adoptado iniciativas contra el encarcelamiento de la dirección de HB.

Esta crisis entre ambos sindicatos no tuvo demasiados efectos sobre ETA: El 16 de abril, menos de un mes después de la reunión, volvió a atentar contra un funcionario de la cárcel de Martutene (Juan José Baeza, afiliado de UGT y PSOE) que logró salvar la vida con un balazo en el cuello.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción