Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal jefe de la Audiencia reitera su oposición a adoptar medidas cautelares contra Polanco

Gómez de baño pide al fiscal Gordillo que le aclare su posición en el caso

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, reiteró ayer que la fiscalía se opone a la adopción de cualquier medida cautelar contra Jesús de Polanco, presidente de PRISA, en las diligencias que instruye el juez Javier Gómez de Liaño sobre Sogecable. Fungairiño respondía así a una providencia dictada el martes por el juez, aunque conocida ayer, en la que pedía al fiscal de la causa contra Sogecable, Ignacio Gordillo, que le aclarase cuál era su posición definitiva, "ante las dudas que a este instructor le suscitan algunas de las alegaciones del fical".

El fiscal jefe de la Audiencia, Eduardo Fungairiño, manifestó ayer tarde a EL PAÍS que no tenía noticia de la providencia del juez, por lo que le fue leída por un redactor de este periódico. Fungairiño afirmó que se remitía a la nota que él mismo hizo pública el pasado lunes.En esa nota se señalaba textualmente: "En relación con la comparecencia del señor Polanco ante el Juzgado Central de Instrucción número 1, a Fiscalía de la Audiencia Nacional hace constar: La Fiscalía General del Estado no ha establecido prohibiciones al fiscal de la Audiencia Nacional en relación con la situación de las personas llamadas a declarar en dicha investigación; y sí ha recordado la necesidad de dación de cuenta prevista en el artículo 25 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal".

El comunicado agrega también: "El fiscal Ignacio Gordillo ha expresado en la comparecencia prevista en el artículo 504 bis 2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal su propia convicción, compartida por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, de que en el presente caso y a la vista de lo hasta ahora actuadó no es procedente la adopción de ninguna medida cautelar de carácter personal".

La Fiscalía del Estado había dado instrucciones al fiscal del caso, Ignacio Gordillo, para que no pidiera medidas cautelares personales en las diligencias sobre Sogecable, por entender que de lo actuado no se desprendía delito alguno, de acuerdo con los informes elaborados en la Secretaría General Técnica de la Fiscalía del Estado.

Además ordenaba al fiscal que se opusiera en caso de que alguna de las otras partes en el proceso las solicitase. El documento fue remitido el pasado 14 de mayo por el entonces fiscal general, Juan Ortiz úrculo a Eduardo Fungairiño, cuando todavía era fiscal jefe en funciones, y han sido ratificadas posteriormente por el actual fiscal del Estado, Jesús Cardenal.

Gordillo ya había incumplido estas instrucciones al pedir la ratificación de las medidas cautelares adoptadas por el juez contra los consejeros de Sogecable Carlos March, Leopoldo Rodés, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis y José María Aranaz, así como las del socio auditor de Arthur Andersen, José Antonio Rodríguez Gil. March y Rodés están en libertad sin fianza, aunque con medidas cautelares personales como la obligación de presentarse periódicamente en el juzgado, solicitar autorización del juez para salir de España y estar localizados; Marañón y Aranaz tienen que pedir autorización para salir del país aunque por ser abogados no han de presentarse en el Juzgado, y Rodríguez Gil está en libertad bajo fianza de cinco millones, con la prohibición de salir de España sin autorización y comparecencias quincenales.

En la providencia notificada ayer, el juez preguntaba si el fiscal consideraría "procedente o no que la situación del querellado Jesús de Polanco Gutiérrez pueda ser la libertad con fianza y otras medidas complementarias".

Personales o reales

Liaño solicitaba las aclaraciones, al parecer, porque en la vistilla celebrada el pasado lunes sobre la situación personal de Polanco, Gordillo diferenció entre medidas cautelares personales y reales. Gordillo leyó parcialmente las instrucciones recibidas del fiscal general aunque añadió que por convicción propia no pedía ninguna medida de carácter personal. Ahora bien, pretendió dejar abierta una puerta al juez al señalar que distinto sería la aplicación de una medida cautelar real, es decir de tipo económico. Y así lo explicó a los periodistas tras la sesión de la mañana: una libertad bajo fianza sería, a su entender una medida de carácter real.Esta particular interpretación de Gordillo fue contradicha por varios magistrados del Tribunal Supremo y de la propia Audiencia Nacional que aseguraron que la constitución de una fianza para eludir la prisión es siempre una medida de carácter personal, puesto que es la persona la que responde en caso de no abonarla.

El abogado de Polanco, Horacio Oliva, calificó ese mismo lunes en su intervención de "eufemismo" la postura del fiscal al instar la libertad bajo fianza de Polanco y considerarla una medida cautelar real no personal. Oliva dijo que se trataba de un invento del fiscal, porque el efecto en caso de no pagar la fianza es el ingreso en prisión tanto si se le llama libertad bajo fianza o prisión eludible mediante fianza. Por tanto, es obvio que se trata de una medida cautelar de carácter personal.

Gordillo, entonces, dijo que para que no quedasen dudas no pedía ninguna medida cautelar contra Polanco. A la vista de que las emisoras de radio y televisión, así como los teletipos de las agencias habían destacado la equívoca postura del fiscal, señalando que pretendía incumplir la órdenes recibidas dando una apariencia de acatarlas, el fiscal jefe, Eduardo Fungairiño hizo pública la nota ya mencionada, en la que expresaba que tanto Gordillo como él mismo creían improcederite la adopción de medidas cautelares contra Polanco.

El juez Gómez de Liaño tiene que dictar en las próximas horas una resolución sobre la situación personal de Polanco, ya que tras la audiencia del lunes aplazó la decisión que dijo que la comunicaría en el plazo más breve posible. Un miembro del equipo jurídico de Sogecable señaló anoche que de acuerdo con esa nota del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, lo pertinente sería el levantamiento de las medidas cautelares que se impuso a los restantes consejeros de Sogecable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 1997