Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN

Los ecologistas elogian la decisión ministerial de no traer al panda

La organización ecologista WWF/Adena, un grupo que lleva 20 años luchando contra el tráfico ilegal de especies y que se considera especialista en todo lo relativo a los pandas (su logotipo es, precisamente, uno de estos animales), se mostró ayer sumamente satisfecha con la decisión del Ministerio de Economía de impedir la entrada en España de Ming-Ming, la hembra panda destinada al Zoo de Madrid."Criticamos al ministerio continuamente, pero hay que decir que, en este caso, se han comportado como marca la ley. La decisión de Comercio ha sido muy valiente", expone Juan Carlos del Olmo, secretario general de esta organización. Del Olmo se refiere a las normas que contiene el convenio CITES (1973), un tratado internacional que regula el comercio de especies amenazadas, del que España y China son miembros signatarios.

El panda, del que se conserva un millar escaso de ejemplares en China, es uno de los animales más amenazados de extinción y sobre el que este convenio establece normas muy estrictas. "Cualquier movimiento que se haga con ese animal ha de realizarse con sumo cuidado. Hay que cumplir la ley con celo", dice Del Olmo. "En este caso no tiene justificación el traslado. Es un puro negocio. Entendemos que el zoo no tiene el más mínimo interés conservacionista. Se trata de interés comercial. El panda moviliza a montones de gente", critica este miembro de WWF/Adena. "Si se pretende velar por la conservación de la especie, se daría mayor prioridad a un programa de cría en cautividad en China que al traslado a otro entorno. Además, es notorio que el zoo no participa en ningún programa sólido para la conservación de la especie", añade.

En sus 15 años de vida, Ming-Ming ha vivido en el Zoo de Dublín y en el Zoo de Londres, que devolvió la panda a China porque no consiguió quedarse preñada. "En Londres está el mejor equipo de reproducción en cautividad. ¿No sería mejor enviar allí el semen de Chu-Lin?", concluye

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 1997