Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendidas las negociaciones entre Marruecos y el Polisario sobre el Sáhara

Las primeras conversaciones "secretas y directas" entre Marruecos y el Frente Polisarlo sobre el futuro del Sáhara occidental fueron suspendidas a última hora. de la tarde de ayer en Lisboa, debido a la falta de acuerdo sobre el polémico censo de votantes para el referéndum de auto determinación de la antigua colonia española. El mediador de la ONU, James Baker, propuso a ambas delegaciones nuevas iniciativas al plan de paz aprobado por las Naciones Unidas en 1991, pero ambas delegaciones expresaron en privado su rechazo a cualquier alternativa que no sea la consulta popular.

Un día antes de la fecha prevista, el ex secretario de Estado norteamericano convocó una inesperada conferencia de prensa para informar de que las conversaciones quedaban aplazadas hasta que las dos delegaciones estudiaran los nuevos "ajustes" que había propuesto. Baker afirmó que se habían producido algunos "progresos sustancia les" entre ambas partes y añadió que el proceso de negociaciones se reanudará posiblemente a partir de julio, aunque no precisó fechas ni lugares.A pesar de su supuesto "optimismo" por los avances alcanzados, Baker no consiguió trasmitir excesivas esperanzas sobre el futuro del proceso. Por su parte, las delegaciones de Marruecos y el Frente Polisario han reconocido en privado y por razones opuestas su rechazo a cualquier otra alternativa que no se ajuste al referéndum propuesto por Naciones Unidas. El Frente Polisario está dispuesto a actualizar el polémico censo del Sáhara, mientras Marruecos parece absolutamente interesado en dilatar el proceso indefinidamente.

Tras su primera visita a la ex colonia española durante el pasado mes de abril, Baker ya admitió la posibilidad de buscar "nuevas iniciativas" si no prosperaban las conversaciones sobre el censo. Sin embargo, su propuesta, cuyo contenido no quiso revelar, no fue bien acogida por el Frente Polisario.

Los representantes de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) no contemplan ninguna otra alternativa a la consulta popular y están dispuestos a actualizar el censo el español de 1974 (en torno a 75.000 personas), mientras la delegación marroquí sostiene una calculada ambigüedad en sus posturas que, según los observadores consultados, pretende dilatar sin acuerdos definitivos el proceso auspiciado por la ONU.

La delegación que encabeza el primer ministro marroquí, Abdelatif Filali, filtró a su llegada a Lisboa que Rabat estaría dispuesto a reducir su censo estimado en 180.000 personas (casi el triple de la población original de la ex colonia española), pero sus cesiones no consiguen aproximarse al cuerpo de votantes reales de esa zona que, según las Naciones Unidas, no superaría los 100.000 ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 1997

Más información

  • La reunión de Lisboa insiste en una solución al problema del censo