Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua en Francia para tres miembros de ETA

Diez años de cárcel para la cúpula de la banda

Tres miembros del comando itinerante de ETA fueron condenados ayer en Francia a cadena perpetua, la pena más grave impuesta nunca por la justicia francesa a miembros de la banda terrorista. Los tres etarras cumplirán un máximo de 30 años de cárcel, y para dos de ellos, el tribunal ordena que, inexorablemente, estén al menos 18 años en la cárcel. Los condenados estaban acusados de cometer 21 atentados en España entre 1978 y 1989 que causaron la muerte a 38 personas y heridas a otras 200.

Los etarras condenados ayer son Jacques Esnal, de 46 años; Frédéric Harambure, de 43 años, y Jean Parot, de 46 años y hermano de Henry Parot (condenado en España a 5.145 años). Los tres son de nacionalidad francesa. En Francia, hasta ahora, sólo se había juzgado a etarras de nacionalidad española a través de la jurisdicción correccional, debido a que los delitos que éstos habían cometido en el país vecino se limitaban a "asociación de malhechores" o "posesión ilegal de armas". El caso del comando itinerante, que desarrolló su actividad delictiva en España, adonde no podían ser extraditados sus integrantes porque lo impide la ley francesa, ha ido a parar a otra jurisdicción, la Cour d'Assises (Sala de lo Criminal), que se ocupa de delitos de sangre.Ayer hubo otra condena en Francia a activistas de ETA. El Tribunal Correccional de París sentenció a 10 años de cárcel a los tres miembros de la cúpula de ETA desarticulada en- marzo de 1992 en Bidart (Francia). Francisco Múgika Garmendia, Pakito; José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, y José María Arregui Erostarbe, Fitti, han sido condenados por asociación de malhechores.

Además, ayer se supo que el Tribunal Supremo ha aumentado de seis a doce años la pena de cárcel para cada uno de los tres condenados por quemar en 1995 una furgoneta de la Ertzaintza en Rentería, en un atentado en el que cinco agentes y dos chicas resultaron heridos graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 1997