Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia francesa condena a cadena perpetua a tres etarras del 'comando itinerante'

La justicia francesa ha condenado, por vez primera, a tres etarras a penas de cadena perpetua,es decir, a un máximo de 30 años de cárcel.La sentencia afecta a tres franceses que integraron el llamado comando itinerante, sobre dos de los cuales se ordena que deberán cumplir inexorablemente un mínimo de 18 años de privación de libertad. Este grupo, uno de los más sanguinarios de ETA, cometió 21 atentados entre 1978 y 1989, que causaron 38 muertos y más de 200 heridos. u trayectoria acabó cuando su jefe, Henri Parot, fue detenido en abril de 1990 en Sevilla, en un coche con 300 kilos de explosivos.

Hasta ahora, la justicia francesa sólo había llevado ante los tribunales a etarras de nacionalidad española a través de la jurisdicción correccional debido a que los delitos que éstos habían cometido en Francia se limitaban a asociación de malhechores", posesión ilegal de armas" o uso de "documentación falsa". El casó del comando itinerante, que desarrolló su actividad delictiva en España, adonde no podían ser extraditados sus integrantes porque lo impide la ley francesa, ha ido a parar a otra jurisdicción, la Cour d'Assises (Sala de lo Criminal), que se ocupa de delitos de sangre. La causa ha sido juzgada por un tribunal popular especial, es decir, integrado por magistrados profesionales, como exige la ley para casos de terrorismo con el fin de evitar la hipotética intimidación sobre los jurados populares.Jacques Esnal, de 46 años, Frédéric Haramboure, 43 años, y Jean Parot, de 46 años y hermano de Henri Parot (condenado en España a 5.145 años), han sido condenados a perpetuidad y, para los dos primeros, se establece además un "periodo de seguridad" de 18 años. Eso significa que, sobre una hipotética reclusión máxima de 30 años, los 18 primeros no son objeto de ningún tipo de reducción de pena ni tampoco pueden beneficiarse de una eventual amnistía ni de libertad condicional o permisos de fin de semana.

Remisión de penas

Jean Parot sí puede acogerse al beneficio de la remisión de penas porque los jueces han estimado como atenuante el hecho de que hubiese abandonado el comando itinerante o comando Argala.Además de los tres etarras ya citados, el tribunal también ha condenado a 10 años de cárcel, por participación probada en tres atentados, a Jean Vincent García, de 42 años, y al hoy sacerdote Philippe Saez, de 38 años. En el caso de estos dos etarras, el tribunal les ha reducido la pena en dos años respecto a los solicitados por el fiscal Gino Necchi al tener en cuenta que han reconocido los hechos.

Sólo Jean-Pierre Erremundeguy, que deberá cumplir seis años de prisión, ha visto su pena sustancialmente reducida respecto a la que solicitaba el fiscal Gino Necchi, que había requerido 14 años en este caso. Eso ha sido así porque sólo se ha podido probar su participación en uno de los actos criminales que se le imputaban.

Por primera vez en un juicio celebrado en Francia, la Asociación Víctimas del Terrorismo de España ha intervenido como acusación particular. En líneas generales, la sentencia responde a sus demandas y a las del Fiscal y, en cualquier caso, se trata de la mayor condena jamás impuesta a etarras por un tribunal francés.

La captura de los integrantes del comando itinerante se produjo inmediatamente después de la detención de su jefe, Henri Parot, el 2 de abril de 1990 cuando se dirigía a Sevilla para colocar en la sede de la Jefatura Superior de Policía un coche bomba cargado con 300 kilos de explosivos. Las confesiones de Parot a la Guardia Civil permitieron localizar al resto del grupo ya refugiado en Francia.

10 años para la cúpula

Pero ésta no ha sido la única condena impuesta por los tribunales franceses a activistas de ETA. Ayer, el Tribunal Correcional de París sentenció a 10 años de cárcel a los tres miembros de la cúpula de ETA que fue desarticulada en marzo de 1992 en Bidart (Francia). La justicia francesa ha aplicado a Francisco Mújika Garmendía, Pakito; José Luis Álvarez Santacristina, Txelis; y José María Arregui Erostarbe, Fitti; la pena máxima prevista en su legislación por el delito de asociación de malhechores.La misma sentencia condena a 10 diez años a Pierre Fagant, en cuya casa de Bidart había un búnker para almacenar armamento y una habitación para albergar a etarras.

Asimismo, el Tribunal ha condenado a seis años de prisión a Rafael Caride Simón, que dirigía el comando Barcelona que cometió el atentado contra Hipercor -el más sangriento de ETA- y la misma pena ha impuesto a Juan Vicente Uria y a Philippe Lasalle-Astis.

También han sido condenados a ocho años de cárcel cada uno Pedro Mújika Garmendia, hermano de Pakito, y Josu Martín López Castañares. Siete años le han caído a María Arantxa Sasian Echave. Dos franceses más, el matrimonio Matthieu y Bernadette Tuya, que pusieron su casa a disposición de la cúpula etarra, han sido condenados a cuatro y tres años de cárcel, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 1997

Más información

  • Diez años de reclusión para los miembros de la cúpula de ETA detenidos en Bidart en 1992