Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE intentará vetar en el Senado la 'ley del fútbol' por considerarla "expropiatoria de derechos"

Los socialistas van a poner todas las trabas posibles a que la llamada ley del fútbol, que consideran "expropiatoria de derechos y sin indemnización" sea debatida a toda velocidad en el Senado en virtud del sello de urgencia que ha estampado el Gobierno. Además de oponerse a la urgencia, los socialistas presentarán un veto, que equivale a una enmienda a la totalidad del proyecto.Esta mañana el Grupo Parlamentario Socialista presentará ante la Mesa del Senado un recurso oponiéndose a la urgencia en la tramitación del proyecto. En el recurso se incluirá también el rechazo a otra medida gubernamental que conocieron ayer por la tarde: dotar a la comisión que va a tramitar el proyecto de competencia legislativa plena para ahorrarse el trámite del Pleno y que vuelva al Congreso para su ratificación la última semana de junio. "Esto es poner las instituciones al servicio (le los intereses de los amigos del pasado", dijo ayer el portavoz de los socialistas en la Cámara, Alta, Juan José Laborda.

La dirección del grupo parlamentario socialista se reunió ayer para preparar su ofensiva contra los planes gubernamentales y del grupo popular sobre la ley de retransmisiones deportivas. Algunos aspectos, aunque parecen formales, dan de lleno en el fondo de la cuestión política. El PSOE rechaza el carácter urgente de la tramitación en el Senado porque se priva a esa Cámara de debatir e incluso de negociar. Los socialistas se aferran a la declaración del vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, cuando el pasado jueves, tras la votación en el Congreso, animó a los grupos a que aprovecharan el paso de esta norma por el Senado para negociar y acordar.

¿"Cómo vamos a negociar si el plazo de presentación de enmiendas termina hoy si triunfan los planes del Gobierno"?, se pregunta Laborda. Otro asunto inaceptable para el PSOE es que el proyectose debata y apruebe en comisión y se ahorre el trámite de pleno. Laborda argumenta que los vetos deben debatirse en el Pleno, que es donde están todos los grupos políticos representados, grandes y pequeños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 1997