Condenada a la piqueta por ruina una colonia de 30 años en Vallecas

Nueve bloques de la colonia Urpisa, en Villa de Vallecas, están a punto de ser declarados en ruina. Los edificios, construidos, hace tan sólo 30 años por la empresa privada Urbanización y Pisos, hoy desaparecida, empezaron a presentar signos de deterioro hace quince años. El Ayuntamiento firmó en 1993 un convenio con la Comunidad de Madrid por el que la Empresa Municipal de Vivienda se comprometía a realojar a los vecinos que se querían marchar, a cambio de obtener el terreno. Aceptaron 73 familias y se fueron, pero 13 se niegan a dejar sus viviendas.

Más información
"Yo no voy a regalar mi vivienda"

Pese a ser construidas en 1967, 86 viviendas de las casi 500 con que cuenta la colonia de Urpisa, en el distrito de Villa de Vallecas, amenazan con derrumbarse. La situación, denunciada por los vecinos a partir de 1992, era tan lamentable que llevó al Ayuntamiento a proponerles un realojamiento en otro barrio. Setenta y tres familias aceptaron, pero 13 siguen negándose a dejar las viviendas que compraron."No pudimos rehabilitar los pisos por lo deteriorados que estaban. Pronto van a ser declarados en ruina, y los vecinos no tendrán otra solución que marcharse por orden del juez", explica Luis Armada, consejero delegado de la Empresa Municipal de Vivienda (EMV). "Lo que haremos entonces es demoler los bloques desalojados, y el terreno se destinará a equipamiento para aumentar la dotación del barrio. Pensamos hacer un centro cultural o un parque. En todo caso no se contruirán viviendas, porque el terreno no está calificado para eso", añade.

Reparación

La declaración de "ruina técnica", previa a la de "ruina", se aplicará a los nueve bloques próximamente, según Armada. "La ruina técnica significa que el deterioro de las viviendas es tan avanzado que la reparación costaría mucho más dinero que lo que valen los propios pisos", explica.El convenio firmado en 1993 prevé que las tres administraciones (municipal, regional y estatal) subvencionarán el realojo de los vecinos en casi un 50%: las 73 familias que se marcharon pagan 100.000 pesetas por metro cuadrado de vivienda (su precio real es superior: 180.000 pesetas por metro cuadrado). Las administraciones desembolsaron 4,8 millones de pesetas de subvenciones por cada una de las 73 familias, o sea, 350 millones desde 1993, y están dispuestas a realojar en las mismas condiciones a las 13 familias que quedan.

"Rehabilitar los bloques de la colonia les saldría mucho más caro que los cinco o seis millones que van a pagar por el realojo", señala Luis Armada. "Pero no podemos forzar a los que no quieren. Esto seguirá así hasta que se produzca la declaración de ruina". Mientras tanto, el Ayuntamiento paga cinco millones al mes a una empresa de seguridad para impedir que se instalen okupas en las viviendas deshabitadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS