Los 'barones' del PSOE se oponen a respaldar la reforma del Concierto vasco

El pequeño grupo de dirigentes del PSOE que no se muestra beligerante con la reforma del Concierto Económico Vasco va a tener que emplearse a fondo para convencer al resto de que, por "responsabilidad" y "compañerismo" con los socialistas vascos, no pueden votar en contra de esa ley, así como de la Ley Quinquenal de Cupo cuando lleguen al Parlamento. Todos los dirigentes regionales del partido, los llamados barones, mostraron ayer en la Ejecutiva federal su rechazo a esas normas, que consideran un privilegio para los ciudadanos de Euskadi en relación al resto de España.Felipe González pidió calma y un estudio a fondo del asunto antes de tomar una decisión. Narcís Serra (Cataluña), Joan Lerma (Valencia), José Bono (Castilla-La Mancha), Juan Carlos Rodríguez Ibarra (Extremadura) y Manuel Chaves (Andalucía) manifestaron ayer su rechazo al acuerdo entre el Gobierno y el PNV para la reforma del Concierto Económico, así como para una nueva Ley Quinquenal de Cupo, cuya vigencia llega al 2001. Serra recordó que Cataluña pidió la recaudación de impuestos especiales y que le fue negada. Chaves también lo ha solicitado sin éxito.

Recaudación

Los impuestos especiales, no obstante, no son la causa fundamental para que los socialistas se opongan. El Concierto Económico, estructura mediante la cual el Gobierno vasco recauda el IRPF, da un paso cualitativo al añadir a sus competencias la posibilidad no sólo de recaudar, sino también de decidir la tarifa. Los socialistas están en contra de que un ciudadano de Cádiz pague unos determinados impuestos y que en Euskadi la tarifa sea otra.La posición sobre la renovación del cupo es más discutible, ya que es difícil negarse cuando Gobierno central y PNV insisten en que no se ha hecho más que seguir la tendencia de años pasados.

Casi los mismos argumentos que utiliza el Gobierno central y el PNV son esgrimidos por los socialistas vascos. Una vez más, su secretario general, Ramón Jáuregui, explicó a sus compañeros de la Ejecutiva federal sus deseos de que en el Parlamento el Grupo Socialista no vote en contra.

La abstención será el resultado más probable, no tanto por convencimiento sino por solidaridad con sus compañeros en Euskadi. Hasta ahora nadie ha escuchado a González una opinión tajante sobre esta materia y, una vez estudiados los documentos, podría manifestarse en una posición u otra. Desde el PNV los socialistas han recibido el mensaje de que la abstención del PSOE no sería interpretada en clave de guerra por los nacionalistas.

En su rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva, el secretario de Organización del PSOE, Ciprià Ciscar, responsabilizó directamente a Aznar de la crispación política "al romper las reglas de juego" e impulsar actuaciones como las del secretario de Estado para la Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS