'Narcos' mexicanos asaltan una comisaría para recuperar media tonelada de cocaína

Ya se sabe que los traficantes de droga son muy cuidadosos con su mercancía, pero la muestra de celo dada el viernes en San Luis Río Colorado México) rebasa lo imaginable. Esa madrugada, n grupo de narcos asaltó la comisaría de esta localidad del Estado de Sonora, fronteriza con Estados Unidos, y rescató casi media tonelada de cocaína pura que había sido decomisada diez días antes. Además de la droga, cuyo valor en el mercado rebasa los 24 millones de dólares (más de 3.300 millones de pesetas), los asaltantes se llevaron al único agente de guardia y a una señora detenida por actividades de narcotráfico de poca monta.

La cocaína había sido interceptada accidentalmente, después de que la avioneta Cessna que la trasladaba tuviera que aterrizar de emergencia. Una patrulla del Ejército echó entonces el guante al piloto y a otras cuatro personas cuando transferían la carga a dos vehículos. Detenidos y cocaína pasaron a disposición de la Procuraduría (a medio camino entre los Ministerios de Justicia e Interior) en San Luis. Los traficantes fueron a prisión, pero la droga... Ahí comienza un laberinto que ahora todos tratan de descifrar.De entrada, el delegado de la Procuraduría en Sonora asegura que a él le habían dicho que la droga había vuelto a manos del Ejército para su destrucción. Con lo cual no pudo responder qué hacían 259 paquetes de cocaína pura en unas oficinas custodiadas por un solo policía. ¿259 paquetes o 240? Según las informaciones dadas por los militares, como consta en un vídeo ofrecido por la cadena de televisión Televisa, los paquetes eran 259, con un peso de 476 kilos. En su comunidado del viernes, las autoridades judiciales de Sonora hablan de 240 paquetes y 243 kilos.

Este episodio, por anecdótico que pueda resultar, supone un nuevo sobresalto para la justicia mexicana, embarcada en una guerra sin cuartel contra el narcotráfico, y vuelve a colocar en el punto de mira al Estado de Sonora. Recientemente, Thomas Constantine, jefe de la agencia antinarcóticos estadounidense (DEA), afir-maba taxativo que Sonora, como Cafl (Colombia), se había convertido en un "santuario de traficantes". La comparación dejaba en mal lugar al gobernador de ese Estado, Manlio Fabio Beltrones, al que la DEA acusa, siempre mediante filtraciones a los medios informativos, de encubrir a los carteles de la droga.

El temor de las autoridades mexicanas es que este incidente disipe los esfuerzos que se están haciendo en el combate contra el, narcotráfico, que tienen su reflejo en la actual reestructuración interna de los cuerpos especializados y en los constantes decomisos, como el que tuvo lugar hace diez días en Tamaulipas, donde se incautaron de diez toneladas de cocaína.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS