Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Algo extraño en Liaño

No hemos podido evitar caer en la tentación del fácil pareado para comentar una actitud, la del juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño con relación al caso Sogecable, que el propio presidente de la Sala de lo Penal de ese tribunal, Siro García, calificó precisamente así, de "extraña".Ciertamente, es poco habitual que un magistrado se vea corregido por su instancia superior en tres ocasiones en un lapso tan reducido de tiempo, y en tan rigurosos términos. Pero tampoco es normal que ese mismo magistrado, al que su formación y su carrera profesional deberían haberle inculcado cierta prudencia, insinúe motivos bastardos en los que le han reprendido y se considere vejado.

El pasado miércoles, el Consejo General del Poder Judicial decidió en esencia que la sala no ha actuado indebidamente contra el citado juez, que los recursos están para cumplirse y que a la vista de todo ello hay que aclarar la conducta del juez instructor. En definitiva, se abren diligencias informativas para investigar incluso si Liaño "pudiera haber conculcado" principios constitucionales.

En descargo del polémico juez, sus defensores arguyen que está sometido a muchas presiones, pero eso no es excusa, viene con el cargo. Al fin y al cabo, fue el propio Liaño quien se presentó voluntario cuando se produjo una vacante en la Audiencia.

23 de mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997