Caja de Madrid pierde un pleito para cobrar la deuda de un fallecido de sida

Caja de Madrid ha perdido el pleito que planteó contra el avalista de un cliente que murió de sida en 1995 sin haber pagado totalmente un crédito de 1, 5 millones de pesetas que le concedió la entidad para comprar un coche. El juez ha condenado a la entidad a pagar los costes del proceso judicial.El deudor principal, José María S. B., de 29 años, murió un año después de obtener el crédito, cuando adeudaba 1.300.000 pesetas a la entidad. El fiador contra el que dirigió su demanda es Luis Muñoz Aranda. En un primer momento la Caja consiguió una orden de embargo contra el piso que éste había compartido con el fallecido. Pese a la orden de embargo, el avalista rehusó pagar la deuda restante aduciendo que su amigo, el fallecido, disponía de un seguro de vida que le había impuesto la propia entidad a la par que le otorgaba el crédito. Y que Caja de Madrid conocía la existencia de tal póliza porque ésta se había hecho a través de Caja Madrid Vida, entidad filial de la caja madrileña.

Carlos Represa, asesor jurídico del avalista, indicó entonces al juez que tanto la demanda como el embargo del piso eran improcedentes por cuanto existía el citado seguró de vida. Represa aseguró a este periódico (ver El PAÍS del 22 de noviembre de 1996) que Caja de Madrid había conseguido la orden de embargo contra la vivienda tras "ocultar" al juez el dato de que el fallecido poseía un seguro. Fuentes jurídicas de Caja de Madrid negaron entonces haber ocultados datos al juez: "No hay ningún engano, pues no hay obligación de exponer esos datos en la demanda".

Ahora, tras conocerse el resultado de la sentencia, las mismas fuentes aseguran que éste ha sido recurrido. Estos medios explican que la entidad actuó contra el fiador porque para que la aseguradora ("que es una sociedad distinta de la Caja", matizan) abonase la deuda necesitaba información oficial sobre las causas de la muerte del asegurado, algo que el hospital sólo facilita a sus familiares, cuyo paradero desconoce la entidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS