Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canal + ha devuelto 7.000 millones en fianzas a los abonados que lo pidieron desde 1990

Fomento fue informado de la operación entre Canal + y Sociedad de Gestión del Cable

A lo largo de los más de seis años transcurridos desde el inicio de las operaciones comerciales de Canal +, esta sociedad ha devuelto las fianzas depositadas por sus abonados en más de 400.000 ocasiones, por un valor aproximado de 7.000 millones de pesetas. Sogecable sólo tiene registrada una veintena de incidencias por reclamaciones que afectaban a las fianzas. Fuentes de la empresa propietaria de Canal + valoran esos datos como claros indicios de que las denuncias y querellas planteadas en la Audiencia Nacional son un artificio sin base real; y enfátizan que las acusaciones se refieren únicamente a las cuentas que la empresa tenía depositadas en los registros públicos y no a la aparición de datos nuevos.

En los casi tres meses que llevan abiertas las diligencias por este asunto en el juzgado número 1 de la Audiencia Nacional, tanto los denunciantes como los querellantes han insistido en que pueden existir múltiples perjudicados. Pero sólo cinco de los 1.400.000 abonados a dicha televisión se han personado en el proceso contra Sogecable. El hecho es que las fianzas han sido devueltas tantas veces como ha correspondido hacerlo.En todo caso, existen dos puntos de vista sobre este asunto. Por una parte, el de los denunciantes y querellantes, que sostienen -lo mismo que el juez Javier Gómez de Liaño- que se han cometido delitos; y por otra, el de los consejeros de Sogecable y sus abogados, que lo niegan radicalmente, así como catedráticos a los que se ha pedido opinión e incluso el diputado popular Fernando Fernández de Trocóniz. Éstas son algunas cuestiones esenciales de la polémica.

¿Canal + debería haber inmovilizado las fianzas?

Los querellantes se agarran a la palabra "depósito de garantía" que figura en los contratos para afirmar que la suma entregada por cada abonado es un depósito , tal como lo configura el Código Civil, que hay que custodiar y devolver. Lo cual significa que habría que restituir los mismos billetes o medio de pago con los que se constituyó el depósito.Sogecable sostiene que no hay más depositario que el abonado. El suscriptor es el que recibe, al darse de alta, varias cosas en depósito: un descodificador, una llave y, en su caso, un adaptador. Todo ese equipo tiene que ser devuelto a Sogecable al término del contrato. La finalidad de la fianza entregada por el abonado no es otra que la de garantizar que esos aparatos van a ser devueltos y que el suscriptor se encuentra al corriente de pago cuando se da de baja en el servicio.

"Canal + no tiene ningún deber de custodia; su deber consiste en devolver la suma entregada cuando finaliza la vigencia del contrato, siempre que se cumplan los requisitos pactados, es decir, que el equipo devuelto se encuentre en buen uso y que no haya recibos pendientes de pago", explican fuentes de Sogecable. Los querellantes le achacan que debería haber custodiado el dinero entregado sin tocarlo, como si fuera un depósito cuando no lo es en absoluto. Expertos como los civilistas Manuel Albaladejo o Luis Díez-Picazo lo han corroborado así.

¿Se han repartido las fianzas como dividendos?

Se acusa a Sogecable de haber distribuido 11.000 millones de pesetas, procedentes de las fianzas de los abonados, como dividendos a los accionistas. Los denunciantes y querellantes mencionaban cantidades mayores, que el juez instructor ha dejado reducidas a esa cifra. El magistrado ve "señales" de que para ello se realizó una operación de, ingeniería financiera: creación de la Sociedad de Gestión del Cable como instrumental de Canal + y actividades de autocontratación entre ellas que "permitieron repartirse como dividendos -alrededor de 11.000 millones de pesetas- lo que en realidad eran los depósitos en garantía constituidos por los abonados a Canal Plus", se lee en los autos.Sogecable mantiene un criterio muy distinto. Canal + fue la sociedad que obtuvo una de las tres licencias de televisión privada concedidas por el Gobierno en 1989. El objeto de esa concesión, limitado exclusivamente a la explotación de un canal, era demasiado estrecho para desarrollar otras formas de televisión de pago, que a principios de la década de los 90 empezaron a proliferar en otros países. Por eso, tras el primer ejercicio completo de Canal +, que fue el de 1991, los dueños de la misma buscaron una solución para ampliar sus actividades.

Comenzaba a hablarse del cable en aquellos momentos, más que del satélite. "Decidimos entonces", explica un portavoz de la empresa televisiva, "crear la Sociedad de Gestión del Cable, SA, y le pasamos toda la cacharrería necesaria para la televisión de pago: descodificadores, adaptadores y llaves. Junto con esos activos, le pasamos igualmente todo el dinero de las fianzas que los abonados habían entregado en garantía de los equipos". Canal + vendió sus aparatos a la Sociedad de Gestión del Cable y le traspasó, al mismo tiempo, la totalidad del importe de las fianzas entregadas por los abonados.

¿Se vaciaron parte de los activos y de los pasivos de Canal + ?

Para Gerardo Ortega, autor del informe usado en las denuncias y querellas contra Sogecable, las cuentas anuales de Canal + no reflejan la imagen fiel de su situación [Se trata del informe elaborado a petición de "un secretario de Estado", según dijo Ortega en el juzgado, a pregunta del fiscal Ignacio Gordillo]. Y eso se debe a haber pasado a la otra empresa tanto los descodificadores como las fianzas.Para los responsables de Sogecable, sin embargo, tal interpretación es absurda. Los grupos de accionistas de ambas sociedades eran idénticos; se establecieron contratos entre las dos empresas, en virtud de los cuales Sociedad de Gestión del Cable alquiló a Canal + los descodificadores; y se comunicó al ministerio de Transportes (hoy Fomento) el traspaso tanto de los descodificadores (activo) como de las fianzas (pasivo), sin que la Administración ni el auditor hicieran observación alguna.

¿Trabajar con dos sociedades afectó a los abonados?

Las obligaciones de Canal + con sus abonados se produjeron siempre según lo contratado. Tanto el cobro de las fianzas, como la devolución de las mismas al término de los contratos a los que afectaban, se realizó en una relación directa entre Canal + y el suscriptor."Canal + ha dado la cara en todo momento ante el abonado, cumpliendo las obligaciones que había contraído con él", dicen fuentes de dicha empresa. En nada afectó a los suscriptores que las fianzas, en vez de reflejarse en el balance de Canal +, lo fueran en el de la Sociedad de Gestión del Cable; es ahí donde debían estar, puesto que tenían que figurar en el mismo balance que los descodificadores y adaptadores.

Mientras, Sociedad de Gestión del Cable inició otras actividades de desarrollo: lanzó los primeros canales vía satélite y creó Cablevisión.

A finales de 1995, el Congreso aprobó una ley de televisión por satélite que modificó en parte la de televisión privada, al hacer desaparecer la explotación de la licencia de Canal + como objeto único de aquella. Una vez desaparecido el obstáculo legal, los dueños de Canal + y de Sociedad de Gestión del Cable fusionaron ambas empresas bajo el nombre de Sogecable, que se ha mantenido desde entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1997