La Asamblea ofrece el Mercado Puerta de Toledo a los artesanos

Tras varios años de crisis, la artesanía madrileña, cada vez más expuesta a la competencia extranjera, ha obtenido un respiro con la aprobación en la Asamblea de la Comunidad de un plan de ayudas. Entre otras medidas aprobadas por unanimidad, el gobierno regional ofrecerá el Mercado Puerta de Toledo, ahora semivacío, para que los artesanos abran centros formativos y tiendas, una idea de IU asumida por populares y socialistas.

Más información

La Dirección General de Comercio reservará un 10% de los puestos de los mercadillos municipales para que los artesanos locales puedan comercializar sus productos. El plan de la Comunidad también establece un aumento de las subvenciones al sector y la creación de un consejo madrileño para la promoción de la artesanía. Asimismo, el gobierno regional prevé dedicar más fondos para recuperar oficios artesanales perdidos o en vía de extinción.Aunque el registro de Empresas Artesanas de la Comunidad creado en 1992 contiene sólo 346 empresas, la Fundación Cultural Española para el Fomento de la Artesanía calcula que existen 2.204 talleres artesa nos en la región, de los cuales el 77% se localiza: en la capital.

"Ahora hay muchas más ferias, pero más papeleo", explica Juanjo Villar, que expone sus lámparas de tela en la IV Muestra de Artesanía de San Isidro, en la plaza de Dalí. "Yo estoy registrado, pero para mucha gente es imposible, porque tiene que pagar, como cualquier empresa, el impuesto de actividades económicas y las cuotas, de la Seguridad Social y no pueden. Por eso muy poca gente está registrada".

Carlos Reano y su mujer, Su sana Aparicio, elaboran joyas de bronce patinado en su taller de Villalba. Antes hacían también jarrones, candelabros o botellas, pero han tenido que dejarlo: "Nos salía demasiado caro y hay que comer", explica ella. "En siete años hemos estado a punto de quebrar dos veces; si no fuera por los créditos y la familia, ya no estaríamos aquí " , añade. "Un plan de pro moción es esencial; además, nuestro sector genera mucho autoempleo, y, en tiempos de crisis, eso no se puede despreciar".El año pasado la situación alcanzó un punto crítico: en julio, tan sólo un 36% de los 346 artesanos registrados mantenía una actividad empresarial continua desde la fecha de su inscripción. La mitad de ellos ni siquiera había acudido a la actualización del Registro.

Crisis

¿Cómo explicar esta crisis? Según Susana Aparicio, que también es vicepresidenta de la Asociación Profesional de Artesa nos de la Villa (un centenar de socios), las importaciones han dañado mucho al. sector: "Nos han hecho polvo", explica. "Llegan piezas maravíllosas a precio de risa porque vienen de países pobres como la India, donde la gente trabaja por un plato de comida. Los importadores las compran por dos duros y las venden por cuatro", añade. Otro problema, explica Juanjo Villar, es la proliferación de "falsos artesanos"."En la Feria de Recoletos sólo hay,que cumplir con exigencias administrativas para participar: no miran t u trabajo. Algunos vende dores no tienen nada de artesa nos, fabrican de manera industrial 500 piezas iguales y las venden por 100 pesetas; como la gente a veces no distingue, perjudican muchísimo al auténtico artesano, que produce piezas únicas y las vende por 5.000 pe setas". El plan prevé una denominación de calidad que combatirá este problema: los artesanos se beneficiarán de la mención "producto artesano de la Comunidad de Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de mayo de 1997.